ERC, ICV y agricultores de Lleida rechazan la variante sur

Una guerra de intereses entre instituciones, municipios y agricultores amenaza con demorar la prolongación de la variante sur de Lleida desdoblada por el oeste hasta la autovía A-2, en el término de Alcarràs (Segrià). Este tramo de unos nueve kilómetros supone una inversión de 179,5 millones de euros y forma parte de un polémico proyecto diseñado durante el anterior Gobierno de CiU para completar el anillo de circunvalación de la ciudad.

El Departamento de Política Territorial acaba de sacar a información pública el estudio informativo de esta carretera. En él se proponen tres trazados diferentes, pero la alternativa que propone como más viable, la que discurre más próxima al casco urbano de Lleida, sólo satisface a la Generalitat y al Ayuntamiento. Esta opción es rechazada por un grupo numeroso de agricultores, por su impacto ambiental, y por los municipios de Albatàrrec, Sudanell y Montoliu porque frena la mejora de sus comunicaciones con la capital.

Dos partidos que forman parte del tripartito, ERC e ICV, han anunciado acciones políticas para oponerse a la vía si la alternativa que se elige es la que atraviesa la huerta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 20 de diciembre de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50