Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Traballo denuncia a Eshor por fraude y coacción a empleados

La consellería remitirá al juzgado el ERE de la constructora

Fraude, coacción y abuso de derecho. Con ésta sospecha, la Xunta resolvió ayer dejar en suspenso el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) planteado por la constructora Eshor y remitir la documentación al juzgado de lo Social de Ferrol, para que se investiguen judicialmente las posibles irregularidades cometidas por la compañía.

"Al valorar la documentación, la delegación de la Consellería de Traballo encontró indicios de fraude, coacción, dolo [voluntad de realizar una acción punible] y abuso de derecho" por parte de la dirección de la empresa hacia los trabajadores, explicaron ayer fuentes del departamento autonómico que dirige Ricardo Varela.

La constructora, radicada en el polígono coruñés de Vilar do Colo, en Fene, alegó "causas productivas" en pleno parón del sector inmobiliario, para remitir a la autoridad laboral un expediente de regulación de empleo extintivo con el que pretende prescindir de la mitad de la plantilla. CIG y CC OO denunciaron que se trataba de una "maniobra" de la empresa para justificar "despidos baratos" y "fulminar" a más de un centenar de indefinidos "por unos 200.000 euros", con indemnizaciones "irrisorias". "Apenas es un 4% de los beneficios (4,8 millones de euros) que obtuvo Eshor en el 2007", señala un responsable de la central nacionalista.

El ERE, notificado a la delegación de la Consellería de Traballo de A Coruña el pasado 9 de diciembre, planteaba prescindir de 150 de los 342 trabajadores de esta firma, que empleó a más de 600 personas en 2007, con una facturación de 54 millones de euros. Ayer expiraba el plazo legal para resolver el expediente de despidos, que la Xunta optó por suspender y remitir al juzgado ferrolano para una investigación más exhaustiva. Desde el departamento de Traballo apuntan que será el juez quien deba ratificar la decisión del Gobierno autonómico. Si se aprecian irregularidades, el ERE de Eshor quedaría denegado. En caso contrario, el documento volvería a los despachos de la administración gallega para su valoración.

La empresa se benefició de los contratos bonificados para inmigrantes del Ministerio de Trabajo y percibió una subvención de 242.072 euros en ayudas del Plan Ferrol para el fomento del empleo. La misma constructora fue denunciada en mayo por el sindicato nacionalista por "esclavizar" a trabajadores inmigrantes y despedirlos con bajas incentivadas que camuflaban como voluntarias. Por este motivo, se han querellado una docena de ocasiones en los tribunales.

"Llevamos meses denunciando, y ahora parece que se va demostrando" señaló ayer Marcos Sánchez, de CIG Construcción, que aplaudió la decisión de Traballo de dejar en suspenso el expediente. Estima que el 57% de los trabajadores afectados por el ERE eran operarios inmigrantes contratados por la empresa en contingentes en Perú, Bolivia o Marruecos, y que aproximadamente 64 de los 150 "no llevaban ni un año en la empresa".

El pasado sábado, la CIG denunció al jefe de recursos humanos de Eshor, Juan José Espiñeira, al que acusan de agredir al delegado nacionalista Carlos Rodríguez, que se negó a respaldar los despidos. No obstante, el documento de la dirección sí contó con el respaldo de siete de los nueve representantes de CC OO, CIG y UGT en el Comité de Empresa de Eshor, contraviniendo a la dirección de los dos primeros sindicatos, que se opusieron frontalmente al ERE. UGT dejó su resolución en manos de la autoridad laboral.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de diciembre de 2008