Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La llegada de inmigrantes se moderó con el comienzo de la crisis

Los inmigrantes notaron la crisis mucho antes que el grueso de la población catalana. Así lo demuestran los datos del Instituto de Estadística de Cataluña, que indican que ya en 2007, antes de las grandes turbulencias, la llegada de extranjeros se frenó bruscamente. El año pasado llegaron a Cataluña 58.750 personas, aproximadamente la mitad que en 2006, según datos del Idescat. Esto supone un crecimiento de la población extranjera del 6,4% respecto al año precedente, el más bajo desde el año 2000.

Pese a que la población extranjera siguió creciendo, las cifras nada tienen que ver con las registradas en los años del boom económico. El crecimiento anual de la población extranjera fue superior al 40% entre 2001 y 2003, cercano al 20% en los dos años siguientes, y sólo se ha moderado durante 2006 (14%) y, sobre todo, 2007. En el año 2000 había 181.590 residentes extranjeros, lo que representaba el 2,9% de la población catalana. En el año 2007, el número de inmigrantes aumentó hasta las 972.507 personas, el 13,5% de la población total. Esto significa que entre los años 2000 y 2007 la población extranjera ha crecido en 790.917 personas.

Es la primera vez que Idescat ofrece un estudio de la población extranjera según sus países de origen. Los datos muestran que la nacionalidad extranjera de mayor presencia en Cataluña es la marroquí, que casi supone el 20% de la población extranjera total y es la principal nacionalidad en 26 de las comarcas catalanas. A considerable distancia le siguen la ecuatoriana, la rumana, la boliviana y la colombiana. Por continentes, el 36,7% de los extranjeros tienen un origen americano. Europa y África aportan el 28% y el 26%, respectivamente. Los asiáticos representan el 9%.

Mapa irregular

Barcelona es la provincia que recibe el grueso de la población extranjera, casi el 70%, aunque al ser la más poblada de Cataluña, la población extranjera tiene menos presencia relativa y supone el 12,5% de la población total. Girona es la provincia con mayor porcentaje de población extranjera, el 18,29%. En Lleida y en Tarragona la población de origen extranjero representa el 13,9% y el 15,3% de la población total, respectivamente.

Las comarcas con mayor porcentaje de inmigrantes son el Alt Empordà (23,7%), Segarra (20,6%) y el Baix Empordà (19,3%). En cambio, las de menor densidad de extranjeros son Ripollès (6,9%), Berguedà (7,9%) y Anoia (8,35%).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de diciembre de 2008