Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Duras sanciones por la revuelta 'anti-Bolonia'

La UAB expulsa a seis alumnos por protagonizar actos violentos en abril

Seis estudiantes expulsados y 22 amonestados. Después de siete meses de tensa instrucción de los expedientes abiertos a una treintena de alumnos, ésta ha sido la decisión del consejo de gobierno de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB). A los estudiantes se les acusa de hechos violentos y altercados cometidos presuntamente la pasada primavera durante las protestas contra el proceso de Bolonia que consagrará para 2010 la movilidad en Europa y la homologación de títulos. Aquellos altercados se produjeron en los comienzos de una protesta estudiantil que ha ido cobrando importancia hasta hoy y que tiene sus principales focos de conflicto, aparte de en la UAB, en las universidades de Barcelona, Complutense, Valencia y Sevilla.

Las sanciones a los alumnos de la UAB fueron anunciadas ayer por el rector saliente de la universidad, Lluís Ferrer. Las seis sanciones son temporales: un alumno ha sido expulsado por tres años, otro por dos y cuatro por uno. Las 22 amonestaciones se quedarán en una simple carta a los afectados. Todas pueden ser recurridas por los afectados por la vía contencioso-administrativa.

Los expulsados están acusados de participar en distinto grado en agresiones a guardias de seguridad de la Universidad, de acceder a los despachos del rector y la decana de Letras y a información del ordenador de ésta. Sin embargo, el rector quiere mantener abiertas las negociaciones con los estudiantes. De hecho, las sanciones no tienen aún fecha de entrada en vigor y la UAB debe decidir aún si las 22 amonestaciones constarán en los expedientes académicos. Las sanciones eran necesarias por respeto a las personas agredidas y en defensa de la Universidad pública, dijo Ferrer.

Los estudiantes encerrados en el rectorado y en la Facultad de Filosofía y Letras reaccionaron diciendo que no acabarán con los encierros. Éstos no concretaron si recurrirán por la vía judicial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de diciembre de 2008