Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero pide tiempo para la financiación y Solbes, paciencia al PSC

La dirección del PSOE ha dado órdenes de evitar la confrontación abierta con el PSC tras advertir los socialistas catalanes que cambiarán la relación con su partido hermano si no hay acuerdo de financiación de la Generalitat antes de fin de año. Ayer, el presidente del Gobierno y líder del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, afirmó que aún queda tiempo para acordar el nuevo modelo de financiación autonómica y no entró a valorar la advertencia del PSC. "Insisto, tenemos tiempo", dijo Zapatero sin precisar si el objetivo es acordar el nuevo modelo antes de que termine el año. El jefe del Ejecutivo añadió que el PSC tiene "un compromiso con su electorado", pero añadió que el PSOE también llevó su programa electoral y en su discurso de investidura la reforma de la financiación. El ministro de Economía, Pedro Solbes, interlocutor del consejero Antoni Castells en las negociaciones, pidió paciencia al PSC y dijo que "intentará" tener un acuerdo antes de fin de año. Con todo, advirtió de que "no será fácil" y dijo que velará por que no haya "ruptura" con el PSC.

La única respuesta subida de tono a las advertencias de José Montilla la lanzó el presidente de la Junta de Extremadura, el también socialista Guillermo Fernández Vara, quien calificó de "intolerable" la actitud de sus colegas en Cataluña.

En el Parlamento catalán los grupos del tripartito alcanzaron un pacto que les permitió permanecer unidos frente a Convergència i Unió, que ve en el voto favorable del PSC a los Presupuestos Generales del Estado una renuncia a presionar al PSOE para alcanzar un pacto rápido. Los grupos del tripartito presentaron una enmienda a una moción de CiU en la que instan a seguir negociando para que el nuevo modelo de financiación "sea acordado y tenga vigencia a partir del 1 de enero" de 2009.

El tripartito defiende el rendimiento completo de los impuestos cedidos, aunque no concreta si para 2009 como pedía CiU, el "incremento sustancial" de los ingresos de la Generalitat, y la "reducción del déficit fiscal" y que se tenga en cuenta las necesidades de gasto y la capacidad fiscal de Cataluña para determinar los recursos de la Generalitat.

La negociación del tripartito se limitó al Parlament. En la reunión semanal del Gobierno catalán, ningún consejero de ERC e ICV hizo comentario alguno sobre la marcha de las negociaciones de la financiación, explicaron fuentes del Gobierno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de diciembre de 2008