Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ANTONIO FONTENLA | Presidente de la Confederación de Empresarios

"El concurso eólico llega tarde"

No se cree las previsiones de crecimiento de la Xunta y aún confía que, en el último momento, el Parlamento las corrija en los Presupuestos. La crisis se prolongará hasta 2010, asegura, y después ya nada será igual

Por galones y años, es una de las voces autorizadas para hablar de la crisis. El presidente de la patronal gallega, Antonio Fontenla (A Coruña, 1943) tiene especial preocupación por los próximos Presupuestos, que se aprobarán en una semana, con unas previsiones que tacha de imposibles de cumplir.

Pregunta. ¿Estamos ante un simple cambio de ciclo o ante algo totalmente imprevisible?

Respuesta. Creo que es algo más que un cambio. Creo que nada volverá a ser igual. Tendrán que pasar años para recobrar la normalidad.

P. ¿Se atreve con las fechas?

R. Lo que está claro es que 2009 será peor que 2010, porque veníamos de una inercia de crecimiento muy grande. Lo importante será ver esa salida de la crisis en dos años y, sobre todo, cómo vamos a hacerlo: si tocaremos fondo y permaneceremos ahí años o, por el contrario, saldremos para arriba.

"Galicia ha resistido mejor porque no estaba tan expuesta al ladrillo"

"Tenemos que abaratar el despido y ligar los sueldos a la productividad"

P. ¿El ladrillo es historia?

R. El ladrillo no puede tener el peso que estaba teniendo. España tiene capacidad para absorber 300.000 viviendas al año, no 900.000. Ese boom sí que es historia. Lo que hubo fue una postura muy optimista pensando que esto iba a durar siempre. Se ha demonizado totalmente al sector de la construcción. Está claro que había unos crecimientos que no se podían aguantar.

P. ¿Cómo ve ese plus de resistencia de la economía gallega?

R. Galicia ha tenido un mejor comportamiento porque no estaba tan expuesta al ladrillo. El naval, la industria y las exportaciones en general son muy importantes. Es posible también que aquí lleguen tarde algunos cambios, para bien y para mal.

P. ¿Será suficiente el plan de avales y ayudas del Gobierno?

R. Es importante porque hay una pérdida de confianza. Y es el propio Reino de España quien tiene que ser garante en situaciones como esta.

P. ¿Y el "paréntesis" al libre mercado que pide Díaz Ferrán?

R. Alguien tenía que acudir a favor de las entidades financieras. De ahí la intervención. Iban a pagar justos por pecadores, los impositores corrían peligro. Se hubiera creado un caos.

P. ¿Pasan las soluciones por el abaratamiento del despido?

R. La OCDE y muchos organismos creen que el nuestro es un mercado muy rígido. El problema es que no están equiparadas las remuneraciones de los trabajadores con su productividad. Ésa es la cuestión. En este sentido, creo que tenemos que abaratar el despido. Es un momento oportuno para abordarlo.

P. Puestos a hacer pronósticos, ¿a cuánto cree que llegará la tasa de paro en Galicia?

R. No sé. La CEOE estimó hace unos meses que íbamos a llegar al 15%. En estos momentos, pues sí, es posible que lleguemos al 19%. En cualquier caso, no me gusta la futurología.

P. Hablando de liderazgo, ¿y Aznar? ¿Lo habría hecho mejor que Zapatero?

R. Aznar hizo una política económica de muchísima altura. Lo que ya no sé es quién lo haría mejor de los dos delante de este miura.

P. Unos Presupuestos con la previsión de crecimiento del 1,3%, como los gallegos, parecen de todo menos realistas...

R. No es posible ni real ese crecimiento. Bien es cierto que cuando se hicieron los Presupuestos no se había torcido tanto la situación. Pero eso se puede arreglar en el debate parlamentario; todo pasa porque se pongan de acuerdo las fuerzas políticas. Ahora bien, se está inyectando dinero por vías que no son las presupuestarias, o sea que el análisis puede no ser tan académico como el que me plantea. La Xunta estuvo rápida en elaborar medidas de apoyo a las empresas, y debe estar vigilante. Los Presupuestos están bien cuando son años normales, pero estamos en un período incierto.

P. ¿Cómo ve al bipartito?

R. He tenido relaciones desde las patronales con Albor, González Laxe, Fraga y ahora, con Touriño, y son muy abiertas. En cuanto a la gestión del bipartito, no me gusta pronunciarme, así como tampoco me gusta que desde planos políticos se metan en asuntos patronales.

P. ¿Cree que existe coordinación entre consellerías como Economía e Industria?

R. Me da la sensación de que hay buena sintonía. En cualquier caso, también creo que tienen los papeles muy repartidos.

P. Ante la situación actual, ¿es el concurso eólico la panacea a los problemas?

R. Una inversión de 5.500 millones, como la que lleva aparejada, es clave en estos momentos, pero también creo que llega tarde. Teníamos que habernos anticipado a Castilla y León, que hizo su plan antes que el nuestro. Fue una pena no haberlo activado antes. Además, está claro que las entidades financieras ya no van a prestar el dinero tan alegremente. Hay otro problema: el precio de la energía es una especie de espada de Damocles, y la eólica está primada.

P. ¿Cómo ve a los sindicatos ante la crisis? ¿Es papel mojado el pacto por la competitividad?

R. El pacto fue importante porque lograr en el mes de junio unas inversiones de 7.800 millones de euros en cinco áreas, es algo que salió al margen de los Presupuestos. ¿Qué ocurre? Cuando firmamos el pacto había unas previsiones de crecimiento que se han roto.

P. ¿La propuesta de un instituto de crédito, como la realizada por el BNG, no invalida la razón de ser del Igape?

R. Lo que le puedo decir es que en este momento hay una preocupación enorme, tanto por parte del presidente de la Xunta como del conselleiro de Economía, por hacer un seguimiento continuo de las operaciones.

P.¿Se presentará a las próximas elecciones a la patronal?

R. No lo sé. En cualquier caso me tendrían que presentar. Ahora es pronto para hacerme cualquier planteamiento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de diciembre de 2008