Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Estafa en Wall Street

La banca española teme que el daño sea de 3.000 millones

El grupo Santander, el más afectado con su gestora de fondos alternativos

Francisco González, presidente del BBVA, tiene dicho que los hedge funds (fondos de inversión libre y no sujetos a controles ni por los propios inversores) son el origen de la crisis económica. De hecho, en la última reunión del G-20 en Washington se decidió acotar su capacidad de actuación. Pero quizá ya sea demasiado tarde para algunos en España. Desde primeras horas de la mañana del viernes empezaron las reuniones entre los grandes gestores españoles de banca privada, centrados en Madrid y Barcelona. Había que hacer recuento de daños tras la caída de Bernard L. Madoff. Su pirámide, como otras, ofrecía rentabilidades de entre el 10% y el 15% y cumplió su palabra durante muchos años.

Los gestores creen que ésta es la peor manera de acabar un año horrible

La estafa puede superar el impacto de la quiebra de Lehman en España

Aún no existen cifras oficiales sobre el impacto en las gestoras y en los clientes españoles, pero se apunta al Santander (y sus filiales, como Banif) como principal implicado, con unos 2.700 millones. La entidad cántabra invertía para sus clientes (personas de altos patrimonios que trabaja a través de family offices) y para otras gestoras con fondos ligados a Madoff. El vehículo utilizado era Optimal, su filial de gestión alternativa. Según fuentes del mercado, de las sociedades de valores afectadas se destaca a M&B Capital Advisers Gestión, de Javier Botín (hijo de Emilio Botín, y consejero del Santander) y Emilio Morenés (marido de Ana Patricia Botín, presidenta de Banesto y consejera del Santander). Otros bancos, como el BBVA, aseguran no haber vendido productos de Madoff entre sus clientes, pero se desconoce la actividad de la división de tesorería, aunque se apunta que el impacto será pequeño.

Algunas grandes empresas, compañías de seguros y fondos de pensiones podrían tener pequeñas partes de sus inversiones colocadas en productos Madoff a través los departamentos de tesorería. Las principales entidades financieras extranjeras con negocios de banca privada (sobre todo entidades suizas y norteamericanas) pueden haber colocado esta mercancía averiada a grandes fortunas españoles, pero todavía es pronto para conocer la cuantía.

Sea cual sea, los gestores de fondos consultados ayer coincidían en que "es la peor manera de terminar un annus horribilis como el 2008. Ahora vendrán más controles y más desconfianza entre los clientes". Lo que está claro es que si el impacto supera los 3.000 millones, Madoff podría hacerse famoso en España porque tendrá más patrimonio afectado que la quiebra del cuarto mayor banco de inversión del mundo, Lehman Brothers. Todo un récord. Precisamente entre las entidades que pueden estar afectadas por los dos casos está Banif. En el caso de Lehman, esta filial del Santander asumió el coste de los productos estructurados emitidos por ese banco estadounidense. En este caso, según los datos oficiales de la patronal de fondos de inversión, Inverco, Banif tiene un fondo de fondos hedge (fondos de inversión que invierte en otros de inversión libre, que se denomina Banif Fairfield Impala y que está expuesto a Madoff. A 30 de noviembre pasado, este fondo tenía 89,6 millones de euros de patrimonio bajo gestión. ¿Qué parte está relacionada con el timador de Wall Street? Se desconoce y el grupo Santander no se pronuncia. Sin embargo, lo que sí se sabe, por declaraciones de la firma Fairfield, es que 7.500 millones (el 50% de su patrimonio) estaba ligado a productos Madoff. También se conoce que Banif delegó la gestión del fondo Impala en Fairfield, según consta en su folleto, y que el representante en España es Fernando Fernández de Cordoba.

La próxima semana la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) tendrá trabajo ya que en este organismo están registrados los hedge fund que se comercializan en España y, sin duda, querrá conocer los detalles de la situación. Las gestoras afectadas tendrán que declarar el impacto de la pirámide maldita en sus cuentas y preparar una estrategia para sus clientes.

Según gestores que piden mantener el anonimato, el alcance de este escándalo dependerá de la reacción de los clientes. En este caso, a diferencia de Lehman Brothers, es posible que esté acotado a grandes patrimonios. Entre los family offices españoles más conocidos están los de Koplowitz (Omega), Del Pino (Pactio), Abelló (Torreal) y Ortega (Ponte Gadea).¿Cómo se puede burlar con una pirámide a sofisticados inversores? La respuesta, según los profesionales, es que todos los que ricos destinan una pequeña parte de su patrimonio a inversiones arriesgadas con las que esperan obtener más rentabilidad que la renta fija pública.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de diciembre de 2008