_
_
_
_
Moda

Llega a España el estandarte del vestir intelectual

Miu Miu inaugura tienda en Madrid con una exposición de carteles

Carmen Mañana

De pequeña Miuccia Prada era Miu Miu. Y así es como la diseñadora italiana bautizó a la marca que fundó hace 15 años. Un proyecto creado para volcar todo aquello que no cabía en Prada por ser demasiado espontáneo o subversivo y que se ha convertido en el estandarte de la moda intelectual. Porque Miu Miu no es una versión más asequible y juvenil de una gran marca como D&G, de Dolce & Gabbana, o DKNY, de Donna Karan. No es una hermana pequeña. Juega y compite con Prada en la primera línea de la moda. Aunque todavía hay diferencias. Prada tiene 144 tiendas en todo el mundo. Miu Miu, 27, que aumentarán a 28 a partir de mañana cuando se inaugure el espacio de Madrid, en la calle Claudio Coello, 72. Para celebrarlo, la firma ha lanzado una pequeña colección que se venderá en exclusiva en la boutique madrileña, donde se expondrán enormes carteles adhesivos inspirados en algunas de sus campañas, con las actrices Lou Doillon, Chloë Sevigny o Kristen Dunst como protagonistas.

A diferencia de la casa matriz, la segunda marca de Prada es subversiva

Desde el principio, Miu Miu fue una vía de escape para la diseñadora. "Prada se había vuelto muy seria. No podía hacer ciertas cosas porque eran muy kitsch para una gran marca. Necesitaba un espacio para la luz, la creatividad y la libertad", explicó la creadora en Financial Times. La firma nació así como una extensión de la personalidad de esta licenciada en Ciencias Políticas y comunista orgullosa, que repartía panfletos revolucionarios envuelta en un traje de Yves Saint Laurent y un collar de esmeraldas. "Es otra expresión de mi universo sólo que más espontánea. La regla es: si tengo que pensarlo tres veces, no es para Miu Miu", contó Prada a Le Nouvel Obs Styles.

Pero Miu Miu no siempre fue como es. Su gran salto llegó en el momento que parecía más adverso. En el año 2000, Prada compró Jil Sander, Helmut Lang y Azzedine Alaïa, conocidas en el mundo de la moda, como las marcas intelectuales. Es decir, la competencia directa de Miu Miu. Pero las cosas no fueron bien, y para 2006 ya se había desprendido de las tres firmas. "Teníamos nuestra propia marca con el potencial que buscábamos pero, por alguna razón, estuvimos negándola", confiesa Prada en Financial Times. Miu Miu se emancipó, abandonó la pasarela de Milán, donde se presentan las colecciones de Prada, y empezó a desfilar en París junto a Chanel o Louis Vuitton. Su debut francés fue en el restaurante Lapérouse, el lugar donde los escritores Alejandro Dumas y Émile Zola solían cenar. Un ejemplo más del espíritu de la marca que nunca quiso ser Prada II.

Cartel adhesivo basado en la campaña publicitaria de Miu Miu protagonizada por la actriz Lou Doillon.
Cartel adhesivo basado en la campaña publicitaria de Miu Miu protagonizada por la actriz Lou Doillon.
Publicidad original de Chloë Sevigny y cartel de la misma actriz.
Publicidad original de Chloë Sevigny y cartel de la misma actriz.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_