Ceuta y Melilla pedirán en 2009 su ingreso en la Unión Aduanera

La iniciativa consolida su status frente a la reivindicación de Marruecos

Ceuta y Melilla solicitarán Gobierno el año próximo el fin de su régimen económico y fiscal especial, cuyo origen se remonta a hace 145 años, y su incorporación a la unión aduanera europea de la que quisieron quedar excluidas cuando en 1986 España ingresó en lo que iba a convertirse en la Unión Aduanera.

La adhesión a éste área de libre comercio, cuyos miembros armonizan su política comercial y establecen un arancel común, reforzará el status europeo de ambas ciudades reivindicadas por Marruecos lo que puede provocar tensiones con Rabat. A Ceuta le dará pie además para pedir que la frontera con su vecino tenga carácter comercial -la de Melilla sí lo tiene- para poder importar y exportar legalmente a través de ella.

"Consideramos que [la Unión Aduanera] puede reportar más ventajas que inconvenientes", declaró Juan Vivas, presidente de Ceuta, a este periódico. "Pediremos que se actualicen las especificidades fiscales porque la Ceuta de hoy en día poco tiene que ver con la de hace 22 años", cuando se produjo la adhesión de España a la UE.

Vivas reveló que su ejecutivo disponía ya de "un borrador" con sus propuestas para el cambio de régimen. "Lo pondremos en común con Melilla, dónde se está trabajando en la misma línea", añadió. El documento "será además sometido a la consideración de todos los grupos sociales y políticos y, sobre todo, a los agentes económicos que tendrán mucho que decir".

Cuando esté aprobado, el presidente confía hacerlo dentro de unos meses y con un amplio consenso, la propuesta será trasladada al Gobierno central. Éste deberá, a su vez, remitirla a la Comisión Europea a la que corresponde elevarla al Consejo de Ministros de la UE. Su aprobación requiere la unanimidad de los 27 Estados miembros.

La modificación del régimen especial de ambas ciudades debe pasar por Bruselas porque su status específico quedó recogido en el tratado de adhesión de España a la UE firmado en 1985. Canarias también optó entonces por mantener sus especificidades, pero en 1991 cambió de parecer y solicitó su ingreso en la unión aduanera.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La iniciativa de Ceuta y Melilla está, en buena medida, motivada por el desmantelamiento arancelario de Marruecos con la UE que concluirá en 2012 y que supondrá un duro golpe para sus exportaciones de contrabando al vecino país. "Podría contribuir a la desaparición del comercio atípico (...)", señala un informe encargado en 2007 por la Cámara de Comercio de Ceuta al catedrático de econometría Joaquín Aranda.

Ese informe y otros análisis han incitado al Gobierno de Vivas a optar por normalizar su status -el IVA no rige en Ceuta ni Melilla-, pero tratando de mantener algunas bonificaciones fiscales.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS