Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco años de prisión para el cerebro de urbanismo de Matas

Massot permitió un restaurante en una zona protegida

El caso Andratx, uno de los mayores escándalos de corrupción vinculados al urbanismo salvaje, continúa desgranando sentencias judiciales. Jaume Massot, el cerebro de Urbanismo del anterior Gobierno balear, presidido por Jaume Matas, del PP, y que ya había sido detenido por este asunto en 2006, fue condenado ayer por la Audiencia de Palma a cinco años de prisión por falsedad y prevaricación al facilitar la obra de un restaurante en una zona protegida entre 1999 y 2002.

Massot era el jefe de Urbanismo de Andratx, y ésta es la segunda pena de cárcel que acumula en la causa global, porque en un juicio anterior ya fue condenado a tres años y medio. En aquella ocasión recurrió ante el Supremo. En la sentencia, el ex alcalde de Andratx Eugenio Hidalgo, uno de los principales protagonistas del escándalo, que fue expulsado del PP tras su arresto, es condenado a siete años de inhabilitación para cargo público por prevaricación (en la causa anterior ya había recibido una pena de cuatro años de cárcel). Su hermano, Juan Carlos Hidalgo, propietario del negocio beneficiado por los certificados y licencias que tramitó Massot, es condenado a un año y seis meses de prisión.

Jaume Massot era considerado por políticos conservadores, técnicos y empresarios uno de los mayores expertos en la maquinaria urbanística de Baleares. El Gobierno Matas lo fichó en 2003 para desarrollar sus proyectos y leyes territoriales. Sus informes eran determinantes. La sentencia afirma que manejó "su particular, subjetiva y parcial interpretación de la normativa, y por tanto de una lectura caprichosa, espuria y torcida de la legalidad urbanística, todo ello para beneficiar al solicitante de la licencia".

En el caso Andratx, investigado por los fiscales Juan Carrau y Pedro Horrach en colaboración con el Seprona de la Guardia Civil y expertos de Hacienda, quedan todavía otras 67 causas pendientes de juicio. Uno de los detenidos al destaparse el asunto, el funcionario celador de obras de Andratx Jaume Gibert -socio inmobiliario del ex alcalde Eugenio Hidalgo-, se convirtió en colaborador de la Justicia y desveló parte de la trama. Gibert se inculpó y recibió los beneficios de su colaboración.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de noviembre de 2008