Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los empresarios piden a Montilla que el dinero llegue a la 'pyme'

El presidente catalán toma el pulso de la crisis a la élite patronal

Uno de los factores que más está dilapidando la economía es, junto con el endeudamiento, la confianza. No ya sólo entre los bancos, que no se prestan dinero entre ellos porque no se fían los unos de los otros; también se extiende a las empresas y a las familias. La mayoría de firmas son solventes, aseguran, pero se están quedando secas porque los bancos no les prestan ni un céntimo. Resuelto el problema de liquidez -de confianza- los empresarios confían en salir antes del pozo. Éste es el mensaje que trasladaron ayer una decena de empresarios al presidente de la Generalitat, José Montilla, en una discreta comida en la que también estuvieron presentes los consejeros de Economía y de Innovación, Antoni Castells y Josep Huguet, respectivamente.

Los empresarios pidieron al presidente que presione al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero para que las ayudas públicas que ha concedido a la banca y las líneas de financiación del Instituto de Crédito Oficial (ICO) lleguen lo antes posible a las pequeñas y medianas empresas (pymes) y que, en paralelo, arbitre medidas alternativas a través del Instituto Catalán de Finanzas (ICF). "Zapatero aprobó el paquete a mediados de octubre y no se ha activado y los créditos del ICO son para 2009. No podemos esperar tanto", advirtieron ayer los presidentes de Pimec, Josep González, y de la Cámara de Comercio de Barcelona, Miquel Valls.

Los responsables de las 10 cajas catalanas, que hace 18 días también se reunieron con Montilla, no se dan por aludidos.

Sintonía y coincidencias

En el almuerzo (risotto con setas, cordero guisado y frutas del bosque con crema), que tuvo lugar en la Casa dels Canonges y que se alargó más de dos horas y media, participaron también Eusebi Cima (vicepresidente de Fomento), Josep Lluís Bonet (presidente de Fira de Barcelona), Fernando Casado (director del Instituto de la Empresa Familiar), Javier Godó (presidente del Grupo Godó), Isak Andic (presidente de Mango), Artur Carulla (consejero delegado de Agrolimen), Francisco Rubiralta (presidente de Celsa), Salvador Alemany (presidente del Círculo de Economía) y Sebastià Salvador (presidente del RACC).

Los comensales destacaron la gran sintonía y la "coincidencia" tanto en el diagnóstico de la situación, como en las medidas que tomar. "Felicito al presidente por la iniciativa, buena tanto para los empresarios como para el Gobierno catalán", señaló Cima.

Ambas partes se conjuraron para "trabajar conjuntamente" para salir de la crisis. Los representantes empresariales subrayaron la necesidad de alcanzar un gran pacto social de Estado, con la implicación de los sindicatos, evocando a los Pactos de La Moncloa (firmados en 1977 para afrontar con garantías la transición con un paro oculto y una inflación galopante). La Generalitat apuntó el papel catalizador que pueden tener los pactos (competitividad e innovación).

Los empresarios destacaron la "excelente" predisposición del Gobierno catalán a trabajar codo con codo y que "el presidente nos ha comunicado que la Generalitat presionará para se apliquen las medidas cuanto antes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de noviembre de 2008