Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La caída del jefe militar de ETA

ETA pierde al jefe que ordenó siete asesinatos

Txeroki, líder militar de la banda, fue detenido en Francia tras un seguimiento de más de un mes

La detención ayer de Miguel de Garikoitz Aspiazu Rubina, Txeroki, no sólo supone la captura del número uno y jefe militar de ETA, del asesino -siempre por la espalda- del juez José María Lidón y de los guardias civiles Raúl Centeno y Fernando Trapero en Capbreton, del terrorista que se encargó de dinamitar la última tregua y había ordenado los atentados terroristas durante los últimos cinco años. Supone también la eliminación de un símbolo entre las juventudes abertzales fanatizadas de las que procede y con las que nutría a los comandos. Los mismos comandos a los que despedía con un abrazo cuando les encargaba entrar en España para atentar. Por ello la detención supone "un golpe determinante" a la banda, un golpe "que salva vidas", según el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quien compareció en las escaleras de La Moncloa para valorar la operación.

Compañeros de los guardias asesinados en Capbreton han ayudado a capturarle

Rubalcaba le definió como "el máximo dirigente de ETA en estos momentos"

Txeroki, bilbaíno de 35 años, fue sorprendido durmiendo a las 3.30 de ayer en el apartamento que había alquilado el jueves por el plazo de una semana en Cauterets, un pequeño y tranquilo pueblo turístico del pirineo francés, donde numerosos españoles tienen vivienda, a tiro de piedra del santuario de Lourdes y de la frontera con Huesca. Dormía junto a Leire López Zurutuza, terrorista huida del comando Zapa y que supuestamente le hacía de correo con sus subordinados.

El terrorista español más buscado fue capturado gracias a la intervención de su cuenta de correo electrónico (mediante sistema caníbal o de caza de correos de los servicios estadounidenses, manejado en esta ocasión por el CNI) y a la localización del coche robado, en el que él, obsesionado por la seguridad, cometió un fallo de libro. Le habían colocado a un Peugeot 207 nuevo una matrícula falsa de París ya en desuso.

El Txeroki detenido apenas se parece al de las fotos. Lleva el pelo corto y entre sus pertenencias se encontraba la peluca, las gafas y la gorra que últimamente utilizaba para camuflarse. Las mismas que supuestamente utilizó para eludir el cerco policial que le fue tendido en Hendaya en octubre, cuando acudió a dicha localidad a impartir cursillos de criminal a Aurken Sola Campillo y Xabier Rey Urmeneta, detenidos ambos el pasado día 30.

Ante Sola y Rey, Txeroki había presumido de ser el autor material de los disparos por la nuca que acabaron con la vida de los guardias Trapero y Centeno en Capbreton, el 1 de diciembre de 2007. Ahora, agentes del Grupo de Apoyo Operativo (GAO) de la Guardia Civil, la misma unidad de los asesinados en Capbreton, participaron en la detención de Txeroki, junto a miembros del Servicio de Información del instituto armado, de equipos de la Dirección Central de Información Interior francesa y de agentes del RAID, los geos del país vecino que ejecutaron el asalto. El etarra no opuso resistencia.

Acaba así la carrera del camarero que se convirtió en terrorista tras la ruptura de la tregua de 1999 y cuyo primer asesinato que se le atribuye es el del juez José María Lidón, el 7 de noviembre de 2001, en Getxo (Vizcaya). Txeroki, antes conocido en la banda como Arrano (Águila) y al que los servicios antiterroristas llamaban El Indio, ascendió en diciembre de 2003 a la dirección de los comandos tras ser detenidos sus predecesores en apenas un año.

El terrorista se hizo fuerte en la banda, en la que llegó a sostener las posturas más duras, contrarias a la tregua declarada en 2006. Se le atribuye también la bomba que mutiló a Eduardo Madina, hoy diputado, el 19 de febrero de 2002. Fue el encargado de crear, entre otros, el comando Urederra, que durante el alto el fuego y mientras estaba activo el llamado proceso de paz vigiló y señaló objetivos para ETA. Y se le atribuye la orden de atentar contra el aparcamiento de la terminal 4 de Barajas, el 30 de diciembre de 2006, cuya voladura mató a dos ciudadanos ecuatorianos y reventó el proceso de paz.

La ETA posterior a la tregua fue capitaneada por Txeroki, en la rama militar, y por Francisco Javier López Peña, Thierry, en la rama política. Pero tras la detención de Thierry en Burdeos (Francia), el 20 de mayo, Azpiazu se convirtió, además de en el jefe de los comandos, en "el máximo dirigente de ETA en estos momentos", como lo definió ayer el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba. Todos los comandos, detenidos u hoy activos, han sido aleccionados por Txeroki, y en los siete asesinatos cometidos desde diciembre de 2003 por ETA ha estado directa (como en Capbreton) o indirecta (por orden) la mano del ahora detenido. Por ello, Rodríguez Zapatero subrayaba ayer: "Ha caído quien dirigía las acciones operativas de ETA y el responsable directo de los últimos asesinatos (...) que tenía un perfil extraordinariamente dañino. Su detención salva vidas".

Zapatero, que a primera hora informó de la operación al líder del PP, Mariano Rajoy, recordó que el día de los asesinatos de Capbreton, tanto él como el presidente francés, Nicolás Sarkozy, se comprometieron a detener a los autores. "Aquel compromiso, hoy se ha visto cumplido". El día de ese asesinato, Txeroki consumó su fuga más disparatada, dejando tirados y sin apoyos de la banda a los terroristas Saioa Sánchez Iturregi y Asier Bengoa López de Armentia. Los mismos a los que les iba a dar el abrazo para entrar en España, fueron detenidos tras escapar pistola en mano y sin un euro.

El presidente Sarkozy celebró la detención como una demostración "del fuerte compromiso y de la excelente colaboración entre España y Francia en la lucha contra el terrorismo". La ministra del Interior francesa, Michèle Alliot-Marie, explicó que la decisión de detener a Txeroki se tomó horas antes de ejecutarla, tras un seguimiento de días por la zona. La ministra se comprometió a entregar al terrorista a España en cuanto se concluyan algunas diligencias para certificar su participación en acciones de ETA, fundamentalmente la de Capbreton. Rubalcaba aclaró que Txeroki tiene una causa abierta en Francia por el doble asesinato y otras 22 pendientes en la Audiencia Nacional.

Entre las operaciones que citó Alliot-Marie está el registro de tres pisos que supuestamente ha ocupado Txeroki en los últimos meses, la localización de la que es su principal base operativa y extraer la información contenida en los seis pendrives y los dos ordenadores incautados. Además, se le ha ocupado un cuaderno de notas y más de 3.200 euros.

Antes de ser forzado a entrar en el coche policial, el jefe militar de ETA aún tuvo tiempo de gritar "¡Gora ETA militarra!" y "Gora Euskadi Askatuta" (Viva Euskadi libre).

Si se prueban los crímenes de los que se le acusan en España, cumplirá entre rejas 40 años dada la reforma de 2003 del Código Penal. Ahora se sospecha que su sustituto será su hasta ahora lugarteniente, Aitzol Iriondo, Gurbitz. "Especulen si quieren con el nombre, pero sea quien sea, ya estamos trabajando para detenerlo", subrayó Rubalcaba.

El camarero que ascendió a jefe de ETA y la edil de Batasuna que se hizo su 'correo'

- El jefe militar. Txeroki (Bilbao, 6 de julio de 1973) pudo acabar COU antes de ponerse a trabajar de camarero en la parte vieja de Bilbao. Siempre vinculado al mundo de la izquierda abertzale, su salto a ETA se inicia con colaboraciones en el comando Vizcaya, pero no huye a Francia hasta la muerte en 2000, en Bolueta, un barrio de Bilbao, de cuatro miembros de un comando al que le estalló la bomba que iban a colocar. Eran sus amigos. De la misma forma murió también otra amiga suya, Olaia Castresana. Ahora se le considera el jefe de todos los comandos detenidos desde 2003 e incluso el máximo dirigente de la organización.

- La 'correo' de Txeroki. Leire López Zurutuza (Beasain, Guipúzcoa, 24 de marzo de 1977) fue concejal de Batasuna en su municipio. En 2004 fue reclutada por el propio Txeroki para integrarse en el comando Zapa, junto a Ángel Lerín. Ha colocado cuatro bombas para extorsionar a empresas y otra más en un hotel de Dénia (Alicante). Ahora se la considera la correo del jefe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de noviembre de 2008

Más información