Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un concesionario cierra y deja sin el coche, ya pagado, a 40 personas

Pedro V. compró un Mazda 6 -un coche potente que cuesta más de 20.000 euros- en septiembre. Todavía está esperando a que el concesionario se lo entregue. Al principio, pensó que se trataba de un retraso sin más. Pero, desde hace días, nadie responde a sus llamadas. El concesionario, de Cornellà, ha cerrado las puertas y tanto el gerente como el jefe de ventas están "ilocalizables", explicó ayer Pedro a este diario.

Pedro no es el único cliente en esta incómoda situación. Los Mossos d'Esquadra han recibido ya 14 denuncias en el mismo sentido y ahora investigan si los responsables del concesionario se han quedado con el dinero de los clientes de forma fraudulenta, explicó un portavoz policial.

La firma automovilística Mazda admitió que, al menos, 40 personas han pagado la totalidad del importe de coches que no están en sus manos. Y culpó del hecho a "irregularidades en la gestión" de Vancar-Viacar, concesionarios oficiales de Mazda. La empresa anunció que "buscará una solución" para los clientes y aseguró que todavía no ha podido ponerse en contacto con el gerente del concesionario.

Pedro y otros afectados, que ayer se reunieron para crear un frente común, sospechan que Mazda no ha llegado a recibir el dinero del concesionario y, por ese motivo, se ha negado a entregar la documentación de los vehículos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de noviembre de 2008