Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MARTINE AUBRY | Congreso socialista en Francia

La ministra de las 35 horas

En 2002, el PS tocó fondo: su candidato a la presidencia de la República, Lionel Jospin, no logró pasar a la segunda vuelta. Su portavoz, Martine Aubry, se hundió con él. Ha estado durante seis años en el dique seco, efectuando una particular travesía por el desierto. Pero en marzo, esta parisiense de 58 años ganó las elecciones municipales a la alcaldía de Lille y los periódicos franceses la saludaron a lo MacArthur: Martine Aubry ha vuelto.

Lleva la política en la sangre, no en vano es hija del antiguo comisario de la Unión Europea Jaques Delors. Se afilió al PS en 1974. Fue ministra de Trabajo y Asuntos Sociales. Suya es la ley de la semana laboral de 35 horas. Sus colaboradores la recuerdan como una hipertrabajadora, empollona y puntillosa con arranques de mal genio: "Tiene que aprender a sujetar su lado pitbull, aunque creo que en el fondo, eso esconde una personalidad frágil".

En las votaciones de los militantes previas al congreso de Reims, Aubry obtuvo un 24% de apoyos, lo que la sitúa en un discreto tercer lugar. Desde las otras facciones la tachan de representar la vieja guardia del PS francés, abonado a la derrota. Pero llegó al congreso con una ventaja clara: era capaz de negociar a tres bandas con tal de no hacerlo con la cuarta: Ségolène Royal. Los que las conocen bien aseguran que no sólo no se aprecian, sino que se odian íntimamente

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de noviembre de 2008