Una británica de 13 años elige morir antes que un trasplante

Hannah Jones, una chica británica de 13 años, tiene la madurez suficiente para decidir entre la vida y la muerte. Así lo ha aceptado el hospital que pretendía someterla a un trasplante de corazón, al que ella se niega. Hannah, que desde los cinco años padece una leucemia y continuos tratamientos, prefiere morir en casa con los suyos a someterse a una operación de resultado incierto.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción