"Quisimos hacer una narrativa menos erudita, más legible"

Muere Camilo Gonsar, el autor de 'Cara a Times Square'

"¿Julien Gracq? El que me gustaba a mí era Julien Green. Y Fole, el mejor paisajista de la literatura gallega". Hace apenas dos meses, preguntado por este periódico, Camilo Gonsar todavía hacía bromas sobre la jerarquía literaria y los grandes autores raros o, simplemente, discretos. "Una vez le escuché a Baroja hablar mal de todos los escritores franceses, a excepción de Green, y pensé que sería interesante". También resumía el objetivo post hoc de la nova narrativa galega, primer intento de renovación técnica y literaria tras la guerra: "Quisimos hacer una narrativa menos erudita, más legible". Ayer, tras un acto privado, Camilo González Suárez-Llanos fue incinerado en el cementerio vigués de Pereiró.

Hijo de farmacéuticos, Gonsar, nacido en Sarria en 1931, estudió Filosofía y Letras en Madrid. Entre 1955 y 1962 vivió entre Lugo, Londres y Nueva York. Por medio de Ramón Piñeiro dio clases de lengua y cultura españolas en la Universidad de Syracuse. Fue Piñeiro, según el profesor Xesús Alonso Montero, quien le hizo ver "su papel en la reconstrucción de la literatura gallega". Tras unos años "más o menos bohemios", en palabras de Xosé Luís Franco Grande, Gonsar publica los relatos de Lonxe de nós e dentro (1961) y la novela Como calquera outro día (1962), recreación juvenil en el Madrid de los lisiados, en lo que ya era una aplicación decidida de las técnicas de la vanguardia. No hay novedades literarias hasta 1980, el año de Cara a Times Square. Esta novela breve, cardinal en cualquier reflexión sobre modernidad literaria en Galicia, se estructura sobre la peripecia de dos extranjeros durante un paseo nocturno. Los recuerdos inducen paisajes móviles, los personajes carecen de misión y la mirada de Gonsar apela al fracaso de las identidades políticas desgajadas de la existencia. Al final, un gallego tira a otro al mar.

El director editorial de Galaxia, Carlos Lema, destacó la ironía de Gonsar en sus diferentes capas: "Es un humor kafkiano, por veces desconcertante, y también de Celestino Fernández de la Vega, al que todavía recordaba". Tras la publicación conjunta de los relatos de Lonxe de nós e dentro y Arredor do non (1995), más la reedición de Como calquera outro día, la editorial viguesa recuperará en 2009 Cara a Times Square y el semirreportaje Desfeita (1983). La última novela de Gonsar, aparecida en 2004, es A noite da aurora. Ahora falta por saber quién reeditará los cuatro relatos que componen la monumental Luz del Príncipe-Sol (Nigra, 1996). Gonsar recogió el hilo de Dostoievski en Los demonios, pero la tirada apenas superó el paginado de la novela.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS