Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Protestas en todas las capitales de comarca por la Ciudadanía de Camps

Miles de profesores y padres se manifiestan simultáneamente en 26 ciudades

La línea dura sostenida por Francisco Camps contra la nueva asignatura de Educación para la Ciudadanía -que el Consell obliga a impartir en inglés, en un caso singular en España- sembró ayer de protestas el territorio valenciano. En Valencia, la concentración fue adornada con una enorme pintada del instituto de Benicalap, cuyos profesores confesaron su máximo "rechazo y preocupación" por la huida hacia adelante emprendida por la Generalitat en un asunto que está en los tribunales. La concentración, que sumó a más de 1.500 profesores y directores, tuvo momentos de tensión cuando la Policía Local intentó cortar el paso de los manifestantes frente al Palau de la Generalitat y un agente amenazó con "llevar a los juzgados" a un docente al que pidió sus datos. El forcejeo llevó a la intervención de la Policía Nacional, que desvió el tráfico del centro.

Las protestas salpicaron la Comunidad Valenciana desde Vinaròs, donde 500 personas salieron a la calle, hasta Elche, donde hubo un millar de manifestantes, pasando por ciudades como Torrent, con más mil, Alzira, con 600, y Ontinyent, con unos 400. Así, miles de manifestantes, más de 12.000 según los datos recogidos por este periódico, salieron a la calle en las principales ciudades. El reguero de protestas se extendió al interior de Castellón, donde hubo concentraciones en las plazas de Vilafranca, Vila-real o La Vall d'Uixò, además de en la capital de La Plana. Con todo, fue Alicante la ciudad donde se desbordaron los pronósticos, con 3.000 profesores, padres y alumnos en una animada manifestación. "Los que estamos aquí es porque ya tenemos algún hijo en Secundaria", sostenían Gonzalo y Judit, padres de dos hijos escolarizados en Alicante. Los padres se niegan a que esta "ocurrencia" del Consell del PP se extienda el próximo curso a Primaria y están dispuestos a seguir secundando protestas.

En Elche -donde convocaba la Plataforma por la Enseñanza Pública, que aglutina a los sindicatos, asociaciones de padres y alumnos y de directores- 1.000 personas se concentraron contra "la política de Camps". Las protestas también llegaron a Alcoi, con 500 manifestantes, y Onil, que reunió a 400 personas, igual que Dénia. En Gandia, 500 personas pidieron la dimisión del consejero Alejandro Font de Mora, acompañados por políticos y sindicatos de La Safor y por representantes del colegio Castell de Almoines, cuyo director fue "depurado" del cargo por la consejería.

Con información de Eva Batalla, Xavier Espanya, María Fabra, Lucía Gadea, Arturo Ruiz y Cristina Medina.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de noviembre de 2008