Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Radiografía de los hospitales tradicionales I

Todos pendientes de la reforma

Los viejos hospitales esperan una renovación para afrontar el futuro

Los ciudadanos tienen la asistencia sanitaria más cerca y los profesionales han mejorado sus condiciones laborales. Eso dice la Comunidad de Madrid sobre la influencia de la apertura de los nuevos hospitales en los tradicionales. Los sindicatos profesionales, Satse (enfermeras) y Femyts (médicos), coinciden bastante con esa visión. Pero los sindicatos UGT y CCOO no lo ven tan de color de rosa: se han perdido o se perderán camas, hay puestos de médicos y enfermeras que no se han cubierto y los nuevos hospitales apenas han aliviado la saturación de los tradicionales. La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública apunta otros problemas, como la "brutal restricción económica" en los tradicionales para compensar el coste de los nuevos. A todas estas entidades, además del Colegio de Médicos, que declinó contestar, se les envió un cuestionario para que valoraran la situación.

1. ¿Cómo ha influido la apertura de ocho nuevos hospitales en los tradicionales?

2. ¿Han perdido actividad?

3. ¿Se han cerrado camas en los hospitales tradicionales?

4. ¿Han perdido profesionales que han pasado a los nuevos y que no se han repuesto?

5. ¿Ha disminuido la inversión en material y personal?

6. ¿A qué problemas se enfrentan los hospitales tradicionales?

» SATSE. 1. Ha beneficiado a los profesionales, que con la puesta en funcionamiento de estos nuevos centros, han tenido la posibilidad de mejorar sus expectativas laborales. A los hospitales tradicionales, ya que han disminuido la enorme carga asistencial a la que estaban sometidos. Y a los usuarios, que sufren menos masificación.

MÁS INFORMACIÓN

2. Ha disminuido de forma paulatina conforme se han ido abriendo servicios en los nuevos hospitales.

3. No hay datos de movimiento de camas.

4. No. En los centros donde estaba prevista la salida de personal a nuevos hospitales, se reforzaron las contrataciones.

5. No.

6. Las reformas de las instalaciones y la realización de sus planes funcionales para adecuar los recursos humanos necesarios.

» Femyts. 1. Es pronto para evaluar. Pero ante el aumento de población y demanda, disponer de más recursos es positivo.

2. Se ha repartido el trabajo. Disminuirá la lista de espera en las patologías más frecuentes y con pocas complicaciones. Las patologías más selectivas, en las que los hospitales tradicionales son centros de referencia, se mantienen como estaban.

3. El número de camas ya no representa una ratio de utilidad. Lo que importa es el complejo entramado de servicios.

4. Hay médicos que han ganado calidad de empleo. Eran eventuales en los tradicionales y han mejorado sus condiciones de trabajo en los nuevos. El número de profesionales con plaza fija que se han trasladado es muy pequeño. Advertir que la eventualidad, el empleo precario que afecta a más de mil médicos, necesita ser resuelto en breve

5. No disponemos de datos.

6. El envejecimiento de su plantilla de médicos.

» FADSP. 1. Drástica disminución presupuestaria, de plantillas y de camas.

2. De manera global, sí. Puerta de Hierro se cerró, el hospital de Vallecas se ha abierto con el traslado del bloque quirúrgico del hospital Virgen de la Torre, cuya actividad quirúrgica desapareció, los hospitales de Aranjuez y Coslada se nutren de los médicos especialistas de los centros de especialidades existentes en las mismas localidades, cuya actividad lógicamente ha desaparecido.

3. Sí. No se han abierto algunas que se cerraron en vacaciones y otras se han convertido en habitaciones individuales; se amortizan camas.

4. Los nuevos centros se han abierto con traslados desde los tradicionales y no se han cubierto las vacantes.

5. Tras la apertura de los nuevos, hubo una brutal restricción económica en los tradicionales. Se han anulado los planes de necesidades que sirven para la reposición y la adquisición de nuevas tecnologías, con lo que se irán quedando anticuados.

6. La reconversión de los centros aprovechando remodelaciones que van a realizarse por el modelo PFI, cediendo una parte de la gestión a empresas privadas y privatizando, por tanto, al menos todo lo que no es directamente sanitario, con las consecuencias que son bien conocidas.

» Comunidad de Madrid. 1.Muy positivamente. Se ha dado la oportunidad de mejorar las condiciones laborales de más de 4.500 profesionales que trabajan en la red pública y se ha acercado al ciudadano la asistencia especializada. Se ha minorado la presión asistencial.

2. La actividad está disminuyendo (entre un 10% y un 20%) conforme se ha consolidado el proceso de apertura de los nuevos. El proceso está siendo muy dinámico, los pacientes tienen la opción de elegir dónde seguir su tratamiento.

3. No se han cerrado camas. Se han incrementado en más de 2.000, que, sumadas a la ampliación de algunas dotaciones y a la apertura del hospital de Fuenlabrada, eleva a más de 2.500 camas el incremento desde 2002.

4. No. Con carácter general, se han cubierto las plazas.

5. El presupuesto ha crecido en todos los hospitales.

6. No hablaría de problemas, sino de retos para alcanzar mayor calidad, confort, intimidad...

» CC OO. 1. No ha supuesto disminución de la presión asistencial. Los nuevos hospitales han sido construidos ya deficitarios en camas y se sitúan sensiblemente por debajo de la ratio global cama-habitante.

2. No, en absoluto. Los hospitales nuevos tienen menor cartera de servicios, con características de hospitales de segundo nivel.

3. Teóricamente, se han cerrado camas en proporción a la población adscrita a un nuevo hospital.

4. Sí. De hecho, todos los profesionales provienen de sucesivas reordenaciones profesionales de otros centros.

5. La inversión en material y personal es la misma a pesar del aumento del número de instalaciones hospitalarias.

6. Se enfrentan a una reducción importante de personal a causa de la reasignación de efectivos que ha supuesto el traslado de numerosos profesionales que no han sido sustituidos.

» UGT. 1. La apertura de los nuevos hospitales ha supuesto la disminución de los recursos humanos y materiales de que disponían los hospitales tradicionales.

2. Algunos de los hospitales tradicionales han visto reducida su actividad.

3. Sí, principalmente, en las áreas donde se han abierto hospitales nuevos.

4. La reordenación de efectivos supuso la pérdida de 2.532 profesionales de la sanidad pública de gestión directa, entre ellos, 579 médicos, 996 enfermeros, 742 auxiliares de enfermería y 74 matronas.

5. La inversión en personal ha quedado condicionada a la apertura de los nuevos hospitales. Se estima que 10.000 trabajadores eventuales podrían perder sus puestos de trabajo.

6. Pérdida patrimonial, al encargar las obras de mejora de los grandes hospitales a empresas concesionarias. Eso también puede implicar la pérdida de 7.300 empleos públicos de profesionales no sanitarios. Pérdida presupuestaria, infraestructuras obsoletas, y listas de espera y colapso de las urgencias.

Menos camas y dinero

"No se han cerrado camas", dice en una respuesta escrita la Consejería de Sanidad. En el documento escaneado (imagen de la derecha), el área de Recursos Humanos del hospital La Paz admite el cierre de 57 camas.

A la pregunta ¿Disminuye la inversión?, Sanidad responde: "El presupuesto crece en todos los hospitales". En el gráfico (izquierda) se muestra una comparativa de los presupuestos de 2008 (Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid) y de 2009 (proyecto de presupuestos). Tanto el Gregorio Marañón como La Paz recibirán menos dinero. El primero, un 5% menos.

Las preguntas

1. ¿Cómo ha influido la apertura de ocho nuevos hospitales en los tradicionales?

2. ¿Han perdido actividad?

3. ¿Se han cerrado camas en los hospitales tradicionales?

4. ¿Han perdido profesionales que han pasado a los nuevos y que no se han repuesto?

5. ¿Ha disminuido la inversión en material y personal?

6. ¿A qué problemas se enfrentan los hospitales tradicionales?

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de noviembre de 2008

Más información