Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Touriño admite que 2007 será un año "difícil" para el empleo

"Tenemos que saber responder", afirma el presidente

El presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, reconoció ayer que "todas las previsiones marcan 2009 como un año difícil y complicado" para el empleo. Touriño no quiso concretar qué escenario prevé encontrarse la Xunta en los primeros meses del próximo año (justo antes de la fecha más probable de las elecciones autonómicas), entre otras cosas porque las que se han hecho hasta ahora "quedaron desbordadas".

Lo importante, aseguró, es "saber responder ante la situación de dificultad". "Eso es lo que me preocupa, seguir trabajando con esa hoja de ruta", haciendo una "apuesta por la inversión productiva". "Necesitamos una actuación positiva, no destructiva, para hacer país". Y, aunque no le gusta "hacer comparaciones", recordó que basta "mirar los datos de hace tres años" y los de ahora para comprobar que el número de ocupados sigue siendo mayor que en 2004 y el paro se mantiene muy por debajo de las cifras de entonces.

Touriño destacó que en el Consello de la Xunta de ayer su Gobierno había vuelto a repasar tanto la evolución de la situación económica como las medidas adoptadas desde las diferentes consellerías tanto en materia de infraestructuras de transporte como en vivienda, así olvidarlas líneas de ayuda para favorecer la inversión y la liquidez en las empresas y la contratación de nuevos trabajadores. Ahora, en un contexto internacional que inicia el camino de la recesión, concluyó, más que nunca es necesario "trabajar en positivo".

En relación con las reservas manifestadas por la Consellería de Medio Ambiente sobre el plan eólico diseñado por la Consellería de Industria, Touriño aseguró que el criterio del Gobierno es uno solo y que el departamento de Manuel Vázquez se limita a velar por la protección ambiental y no cuestiona ni la política energética ni los fundamentos del plan eólico.

En la sesión semanal del Consello la Xunta aprobó el reglamento de la asistencia jurídica gratuita de Galicia mediante un decreto redactado para adaptar esta normativa a las novedades legislativas y a las tecnologías de la información. El reglamento establece turnos específicos para la asistencia a mujeres maltratadas, menores y colectivos que requieren atención especializada, aumenta el número de comisiones de asistencia de cuatro a siete añadiendo las de Santiago, Vigo y Ferrol e introduce la libre elección de abogado y procurador en el ámbito del derecho de familia, contencioso-administrativo y laboral.

En la misma reunión, el Consello aprobó también el convenio que permitirá construir el acceso del puerto coruñés de Lorbé a la futura Vía Ártabra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de noviembre de 2008