Londres tacha de "vergüenza nacional" el estreno de la T-5 de Heathrow

El caos en el estreno en marzo pasado de la nueva terminal del aeropuerto londinense de Heathrow (propiedad de BAA, filial de Ferrovial) fue una "vergüenza nacional" para el Reino Unido, según el informe hecho público ayer por el Comité de Transportes de la Cámara de los Comunes. Los "serios fallos" tanto de BAA como de la aerolínea que usa en solitario la T-5, British Airways, se debieron a la falta de comunicación entre ambas compañías, al escaso entrenamiento del personal y a que no se probaron suficientemente los sistemas de equipajes. Se tuvieron que gestionar 23.205 maletas manualmente, según British.

El informe de los parlamentarios es muy duro con BAA, a cuyos representantes acusan de no haber sido de ayuda y estar mal preparados en la primera sesión a la que fueron convocados. "No nos proporcionaron una explicación satisfactoria de cómo esta vergüenza nacional pudo ocurrir", dice el informe. Y reitera que BAA es un "monopolio" que debe romperse. La Comisión de Competencia británica también determinó en agosto (de modo provisional) que BAA debe vender tres de sus siete aeropuertos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 03 de noviembre de 2008.

Lo más visto en...

Top 50