Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mucha farmacia en el fútbol

La salud del futbolista trasciende el dopaje. Hay que centrarse en las sustancias legales. Es una afirmación que la FIFA defiende desde hace mucho tiempo, y que ahora demuestra con datos. Los médicos del organismo que rige el fútbol publicaron este año un estudio sobre las sustancias tomadas por los jugadores en los dos últimos Mundiales. La conclusión es clara. "La medicación en el fútbol es excesiva y alarmante; dudamos que el uso sea sólo terapéutico", afirma. Nada menos.

El informe acoge 2.944 muestras entregadas por los médicos de cada selección, y apunta al uso desmesurado de antiinflamatorios no esteroideos, tipo Voltarén. Valgan dos datos: más del 50% de los jugadores los tomaron en ambos Mundiales, y el 30,8% lo hizo antes de cada partido. Más preocupante aún es que la FIFA apunta a una selección, en la que 22 de sus 23 jugadores los usaban sistemáticamente antes de cada encuentro. "Es incuestionable que alivian el dolor, pero su capacidad de cura es dudosa y un uso prolongado afecta al riñón", advierte la FIFA, que recomienda usar paracetamol, un medicamento con un efecto similar y menos dañino. El estudio también habla de corticosteroides, antihistamínicos, relajantes, psicótropos... ¡y hasta antidepresivos! "El deporte también debe significar salud (...)", advierte el estudio, en el que participaron los doctores Genaro Borrás (fallecido recientemente) y Juan José Ramos.

MÁS INFORMACIÓN

¿Qué motiva a médicos y futbolistas para acudir tan rápidamente a la farmacia? César Cobián lo tiene claro. "Al jugar partidos cada tres días, los jugadores desean recuperarse lo antes posible", asegura el presidente de la AEMEF (la Asociación de Médicos de Fútbol). "Nosotros usamos antiinflamatorios, pero los acompañamos después de omeoprazol, un protector que evita daños en el tubo digestivo", explica Christopher Oyola, médico del Getafe, que no cree que deban saltar las alarmas. "Los futbolistas son miedosos, y no suelen automedicarse. Bien controlada, la medicación no deja secuelas tras 10 años de carrera futbolística". También el doctor Serratosa, del Madrid, afirma que los usa controladamente, aunque Sergio Ramos afirmó recientemente que los ingería "como si fuesen platos de lentejas".

Pero el exceso no exclusivo de los medicamentos. La FIFA advierte del aumento exponencial de los suplementos nutricionales: vitaminas, minerales, aminoácidos, creatina, ginseng, cafeína. Algunos jugadores tomaban en el Mundial de Alemaina hasta 10 distintos antes de sus partidos, y un equipo proporcionaba una media de 7,4 por jugador y encuentro. La FIFA recuerda que una dieta adecuada no los haría necesarios. "Una alimentación sana reduciría su uso", confirma Mikel Izquierdo, colaborador en el área fisiológica del Barcelona. "Yo esto lo pongo en duda", interviene Cobián; "el futbolista no tira con pan y agua...". Oyola lo confirma. "Es difícil que un jugador tome cada semana los 100 alimentos que necesita. ¿Por qué no tomar un apoyo externo? Nuestros jugadores toman creatina a diario".

La FIFA quiere abrir el debate sobre el exceso de prescripciones médicas en el fútbol mundial. Pero quizás Izquierdo ya conozca la clave. "La sociedad entera demanda soluciones rápidas a todos sus problemas; y el deporte profesional no se queda atrás".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de noviembre de 2008