Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid gana el pulso judicial al Gobierno por Ciudadanía

No hay omisión que valga. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha tumbado el recurso contencioso que el Ministerio de Educación presentó contra la Comunidad de Madrid por el desarrollo de los contenidos de primaria, entre los que se incluye Educación para la Ciudadanía, que el año que viene se impartirá obligatoriamente en 5º de primaria. El ministerio acusaba al Gobierno de Esperanza Aguirre de omitir o recoger mal en el currículo contenidos relacionados con la igualdad entre hombres y mujeres, la resolución pacífica de conflictos, las diferencias entre sexos o el rechazo de estereotipos sexistas.

La sentencia, del 6 de octubre, considera que los argumentos que Educación echa en falta se sobrentienden en el desarrollo de mínimos de Madrid. Reproduce párrafos del texto que considera "más que suficiente para desmontar las omisiones incomprensiblemente denunciadas por el abogado del Estado". Según la sentencia, el decreto "cumple con creces los parámetros que, como enseñanzas obligatorias mínimas y para esta etapa educativa" marca la ley.

Educación recurrirá

El ministerio recurrió ante los tribunales superiores regionales los desarrollos de cuatro autonomías gobernadas por el PP -Madrid, Castilla y León, La Rioja y Murcia-. El de La Rioja, declaró nulo en junio el decreto de su comunidad por una cuestión de forma. Educación exigía en todos los casos un dictamen del Consejo de Estado previo que el Superior de La Rioja también reclamó. El Alto Tribunal de Madrid ha dicho que no es necesario.

Los magistrados determinan que el respeto a los principios y valores "esenciales" de la convivencia humana no dependen de la repetición "machacona y pormenorizada" en el texto sino que deben ser "principios inspiradores" de todo el currículo, algo que considera acreditado. Los tribunales de Murcia y Castilla y León, según el ministerio, aún no se han pronunciado. El ministerio, añadió, ya ha recurrido la sentencia cuyo contenido declinó valorar. Queda pendiente el tema de las objeciones. Educación requirió a Madrid a principios de mes que deje de ampararlas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 31 de octubre de 2008