La carrera hacia la Casa Blanca

Obama lanza una ofensiva final en televisión

El candidato compra 30 minutos en hora punta para atraer a los indecisos

Barack Obama quiso apuntalar ayer su ventaja en las encuestas con una presencia de media hora en cuatro de las principales cadenas de televisión para abundar, entre otros asuntos, sobre sus propuestas para superar la crisis económica de EE UU, el ariete de su campaña electoral. Prometiendo un futuro mejor, flanqueado por la bandera nacional y un mobiliario que recordaba el Despacho Oval de la Casa Blanca, el candidato demócrata apareció esta madrugada (en España) en las cadenas NBC, CBS y Fox para trata de seducir a los indecisos, y tras haber pagado un millón de dólares (775.000 euros) a cada empresa.

La cuarta cadena es la hispana Univisión, importante por su penetración en el mundo latino. Parte del electorado hispano reside en Estados donde las diferencias entre Obama y su rival, John McCain, son reducidas o cambiantes. Media hora después de terminar Obama, el republicano era el invitado del espacio de entrevistas de CNN conducido por Larry King. Esta cadena anunció que no emitía la propaganda del candidato demócrata porque su programación de la campaña es profesional y debe recoger todos los puntos de vista.

La crisis es "el veredicto final del mal Gobierno" de Bush, dice el senador
El demócrata ha invertido cuatro veces más dinero que MacCain
Más información
McCain lucha para evitar la catástrofe

La crisis financiera "fue el veredicto final de ocho años del mal Gobierno de George W. Bush", resumió Obama. En mangas de camisa o de traje, dirigiéndose a la audiencia de los cuatro canales o a grupos específicos de votantes, el candidato enumeró las intenciones de su eventual Administración.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

La propaganda del senador, en una hora de máxima audiencia (20.00-20.30, hora del este de EE UU), coincidió con nuevas encuestas, todas favorables al demócrata, imbatible desde hace más de un mes. A través de la filmación de la trayectoria profesional y vital de varias familias, entre ellas una de origen hispano, el aspirante prometió no subir los impuestos a los ingresos inferiores a los 200.000 dólares anuales.

"Hemos estado hablando de los mismos problemas durante décadas y nunca se hace nada para resolverlos", dice Obama. "En los últimos 20 meses, he recorrido el país, y junto a Michelle [su esposa], he conocido a muchos estadounidenses que buscan un cambio real y verdadero que haga diferentes sus vidas". Su esposa también interviene en el espacio para subrayar los valores de Obama. "Es un verdadero líder", dicen algunos invitados, entre ellos varios congresistas.

La elevada factura del espacio demostró que el Partido Demócrata dispone de abundantes fondos desde el encumbramiento de su aspirante a la Casa Blanca. La inversión en los medios de comunicación supera con creces los 200 millones de dólares. Los fondos privados fluyen en cantidades no vistas desde la reelección en 2004 de George W. Bush.

Un espacio de proselitismo de media hora sólo encuentra precedentes en la iniciativa del independiente, y millonario, Ross Perot, que publicitó su candidatura por televisión en 1992. Le escucharon 11,6 millones de personas. Bill Burton, portavoz de la campaña demócrata, explicó que el objetivo de la media hora pagada fue "estar seguros de que el votante que entra en la cabina para depositar el sufragio, conoce exactamente cuáles son los cambios que acometerá Obama como presidente".

Su electorado votará a conciencia, pues el senador afroamericano ha invertido cuatro veces más dinero que su rival en la difusión de sus propuestas, de acuerdo con el seguimiento efectuado por la empresa CMGA. No todos aplaudieron la interrupción de la programación habitual, entre ellos los hinchas de la Liga de Béisbol, emitida por la Fox, cuya emisión debió retrasar.

Antes de su anunciada comparecencia en las cadenas NBC, CBS y Fox, Obama acudió al canal por cable Comedia Central, para demostrar, en el espacio El show diario, de Jon Stewart, muy seguido por los jóvenes, el alcance de su ironía y sentido del humor. Las encuestas, mientras tanto, consolidaron la ventaja del candidato demócrata en Estados tradicionalmente republicanos. La insistencia de McCain en presentar a su rival como un presidente que cobrará más impuestos y gastará a manos llenas el dinero de los contribuyentes no ha tenido los efectos demoscópicos deseados.

El promedio de los sondeos publicados ayer concede la victoria a Obama en Estados que votaron por Bush hace cuatro años, entre ellos Colorado, Ohio, Virginia y Florida, fundamentales en las elecciones del próximo martes. Gana por siete puntos (52% contra 45%) en el estudio del diario The Washington Post y la cadena de televisión ABC, mientras que el barómetro de Rasmussen reduce la diferencia a tres puntos y el de Zogby a cinco.

"Los resultados reales serán muy apretados y podemos ganar las elecciones", animó Sarah Simmons, directora del departamento de estrategias de John McCain. Pocos creen que la victoria republicana sea posible.

Obama saluda al inicio de un mitin en Raleigh, Carolina del Norte
Obama saluda al inicio de un mitin en Raleigh, Carolina del NorteAP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS