Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis financiera mundial | los programas de auxilio

Bruselas pone en marcha un plan de rescate para la economía real

Los países podrán acelerar proyectos para anticipar el Fondo de Cohesión - El comisario de Industria propone préstamos para el sector del automóvil

La Comisión Europea aprobó ayer un plan que pretende apoyar la economía y proteger el empleo ante el riesgo inminente de recesión. El paquete de medidas, todavía muy genérico, será analizado por los ministros de Economía en el consejo Ecofin el próximo martes y el detalle de las mismas para la reactivación económica se presentará el 29 de noviembre. Los objetivos del plan fueron desarrollados en una posterior conferencia de prensa por el presidente de la Comisión, José Manuel Barroso, y el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia.

Para Barroso "nuestra prioridad es minimizar el impacto de la crisis sobre el empleo, el poder de compra y la prosperidad de los ciudadanos". En su opinión el propósito es afrontar el bajón de la actividad económica con la misma fortaleza y coordinación con que la Unión ha abordo la crisis financiera.

En la misma comparecencia ante la prensa, Almunia animó a los Estados miembros a adoptar medidas presupuestarias para compensar la caída de la actividad económica. "En la medida en que, las presiones inflacionarias se calman", dijo "las políticas presupuestarias y monetarias pueden contribuir a sostener la demanda". El comisario invitó a los Estados miembros a utilizar plenamente la flexibilidad del pacto de Estabilidad", que limita al 3% el déficit público.

Sobre los posibles incumplimientos del Pacto, el mensaje de Almunia fue claro: la Comisión aplicará "con flexibilidad" las reglas del pacto cuando el crecimiento del déficit hubiera sido provocado por "las circunstancias excepcionales de la crisis". En cualquier caso se trata de actuar con flexibilidad pero siempre dentro de las reglas del Pacto de Estabilidad y Crecimiento revisado en 2005.

La idea es que los países de la UE deben aprovechar la solvencia de sus cuentas públicas, generada en los años de bonanza, que han logrado situar el déficit por debajo del 1% para animar ahora la demanda con más gasto público.

El plan no añade recursos excepcionales a los dispuestos en el Presupuesto de la UE, que limita el gasto en torno al 1% del PIB. Barroso recordó "ningún Estado miembro ha propuesto aumentar el presupuesto", dando a entender que él renunciaba a este tipo de iniciativas. El paquete, no obstante, sí desarrolla y optimiza los instrumentos existentes con el objetivo de anticipar el gasto para reactivar la demanda.

Entre las medidas que figuran en el plan o anunciadas por los comisarios destacan las siguientes:

- Fondo de Cohesión. La Comisión negociará con los Estados miembros "acelerar los proyectos de inversión para los Estados y regiones" que cuentan con una dotación de 350.000 millones de euros para el periodo 2007-2013. Se trata de anticipar los pagos en la medida en que se acelere el desarrollo de los proyectos.

- Fondo de Ajuste a la Globalización. La Comisión quiere ampliar los criterios para la utilización de este fondo de 500 millones de euros anuales, que actualmente se dedica a las empresas afectadas por los cambios provocados por la globalización.

- Banco Europeo de Inversiones. La Comisión propone reforzar el capital del BEI, que ya ha tomado la decisión de poner a disposición de las pequeñas y medianas empresas una línea de crédito de 30.000 millones de euros. Bruselas quiere que estos recursos se implementen de manera "urgente".

- Fondo Social Europeo. Para contrarrestar los efectos del aumento del desempleo se ofrecerá a los Estados miembros la posibilidad de reprogramar los recursos del FSE para "reintegrar a los parados en el mercado laboral".

- Ayudas a los parados para crear empresas. Bruselas propone medidas para ayudar a los desempleados a crear empresas de manera "rápida y barata".

- Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo. Bruselas propugna "reforzar las actividades del banco" especialmente en los nuevos Estados miembros que se incorporaron a la Unión en 2004.

- Financiación de infraestructuras. El plan propone encontrar medidas innovadoras para financiar grandes proyectos de infraestructuras, "incluyendo transporte, energía y redes de alta tecnología" a través del mejor uso de las asociaciones público-privadas.

- Estimular la eficiencia energética. Estimular la eficiencia energética y la tecnología verde, por ejemplo en la construcción de coches verdes, que podrían crear nuevas oportunidades a la nueva, especialmente para las pequeñas y medianas empresas.

- Industria del automóvil. De manera específica para la industria del automóvil, el comisario de Industria, Günter Verheugen, defendió ayer la idea de conceder préstamos a bajo interés para el sector de automóvil, destinados a la fabricación de vehículos verdes. Los préstamos se tramitarían a través del BEI y podrían ascender hasta los 40.000 millones de euros.

- Fomento de la exportación. Se propugna crear y mantener nuevas oportunidades de exportación, especialmente para pequeñas y medianas empresas a través de acuerdos y facilidades de acceso al mercado.

Las propuestas de la Comisión

- Fondos (Cohesión, Social Europeo y Ajuste a la Globalización). Acelerar proyectos de inversión y usar los recursos para "reintegrar a los parados en el mercado laboral"

- Banco Europeo de Inversiones y Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo. Reforzar el papel de ambos.

- Ayudas a los parados para crear empresas.

- Financiación de infraestructuras. Grandes proyectos en transporte, energía y redes de alta tecnología.

- Estímulos a la eficiencia energética.

- Industria del automóvil. Préstamos a bajo interés.

- Fomento a la exportación. Nuevas oportunidades a

pymes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de octubre de 2008

Más información