Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alcalde de Castellón veta una moción para reprobar a Carlos Fabra

La conducta política de Carlos Fabra no será debatida en el Ayuntamiento de Castellón, de donde es concejal y donde estriba su principal legitimidad política ya que es el único puesto para el que ha sido elegido por los ciudadanos. El alcalde de Castellón, Alberto Fabra, ha vetado el debate de una moción en la que el Grupo Socialista pedía la reprobación del concejal y presidente de la Diputación por no dar explicaciones públicas sobre sus ingresos no aclarados y la supuesta mediación para fines privados.

Según el texto, el Ayuntamiento, como institución más cercana al sentir ciudadano, "tiene entre sus responsabilidades principales las de abogar por la dignificación de la política y por la necesidad de exigir el cumplimiento de los valores éticos que han de regir el comportamiento de las concejalas y concejales elegidos por los ciudadanos para el gobierno ejemplar de la ciudad". Además, hace alusión al Código del Buen Gobierno que fue aprobado, por unanimidad y con la ausencia del propio Fabra, en mayo de 2006 y sostiene que éste "ha sido vulnerado por el concejal Carlos Fabra Carreras, del Partido Popular, en todos sus principios elementales".

El alcalde ha echado mano de un artículo del reglamento por el que el máximo representante de la institución puede vetar asuntos que no considere "competencia del pleno". El secretario de la corporación había incluido ya la moción en el orden del día de la sesión que del jueves.

Según indicó ayer Alberto Fabra, "se ha intentado utilizar el pleno como foro de debate para acusar a un miembro de este consistorio de comportamientos inadecuados, intentando trasladar a la institución una capacidad de reprobación que en absoluto posee", motivo por el que ha no ha admitido el escrito. "Quiero pedir que los temas de gestión se separen de las acusaciones personales y que, si existe alguna acusación de ilegalidad, directamente se traslade a los juzgados y no se deje el rastro de la presunción de culpabilidad", sostuvo.

El veto del alcalde ha servido para que el portavoz socialista, Juan María Calles, denuncie el "déficit democrático" de Alberto Fabra y le acusa de "dar cobertura política a un concejal con graves imputaciones judiciales". El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Castellón "está cautivo del fabrismo", añadió Calles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de octubre de 2008