Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CC OO lleva el derribo de la cárcel a la Inspección de Trabajo

Un centenar de personas entraron en la prisión para pedir que paren las obras

Casi la mitad de la cúpula de la antigua cárcel de Carabanchel ha hincado ya la rodilla. La otra aguanta sobre una superficie llena de escombros. Sin embargo, la batería de iniciativas contra los trabajos de demolición, que comenzaron el pasado jueves, aún continúa. Comisiones Obreras denunciará hoy ante la Inspección de Trabajo las condiciones tanto laborales como de seguridad en las que se está llevando a cabo el derribo.

El sindicato considera que la empresa encargada de las obras está incumpliendo el convenio del sector de la construcción, que no prevé el trabajo nocturno o durante los fines de semana. Además, CC OO está convencida de que los trabajos de demolición de la cúpula no cumplen los requisitos mínimos de seguridad.

"Las prisas están provocando que se trabaje en el derribo de una cúpula de gran tamaño por la noche y con una escasa iluminación", explicó el responsable de Construcción de CC OO Madrid, Gerardo de Gracia.

Un portavoz de la Sociedad de Infraestructuras y Equipamientos Penitenciarios, responsable de la demolición, aclaró ayer que el ritmo de trabajo es fruto de acuerdos con la empresa adjudicataria y de ésta con sus trabajadores. Además, aseguró que "se está cumpliendo a rajatabla el plan de seguridad previsto".

Mientras, la Plataforma por la Creación de un Centro por la Paz y la Memoria en la antigua cárcel protagonizó ayer su enésima protesta frente a las puertas del penal. Los manifestantes exigieron la paralización de las obras y propusieron que, una vez que las máquinas hayan acabado con una parte importante de la cúpula, pueda mantenerse algún otro elemento característico, como el psiquiátrico o la entrada principal. Tras la concentración, unas 100 personas entraron en el complejo, en el que en ese momento no se estaba trabajando, y permanecieron durante casi una hora.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de octubre de 2008