Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El paro vuelve a ser el arma política

El presidente y Arenas se enfrentan por los datos del desempleo

Otra vez el paro. Otra vez en el Parlamento autonómico los oradores retuercen cifras y estadísticas; comparan, miden y analizan la creación de empleo, la destrucción de empleo, el porcentaje de desocupados. Y otra vez se arrojan los números como si fuera metralla en una guerra sin cuartel. La crisis económica en Andalucía se traduce en paro, y el paro -después de años desbancado por la cuestión territorial, la financiación autonómica, los planes de Ibarretxe y Maragall o el urbanismo asilvestrado- vuelve a ser el arma política.

Manuel Chaves pide al jefe de la oposición su "receta mágica"

¿"Cómo lo va arreglar? ¿Con más propaganda"?, pregunta Arenas

Manuel Chaves y Javier Arenas la emplearon ayer a fondo, en la sesión de control al Gobierno, tras conocerse un informe de Analistas Económicos que vaticina un final de año con el 30% de desempleo más que en 2007. A la sensación de déjà vu (ya vivido) contribuyó poderosamente que son los mismos protagonistas, con un paréntesis de 12 años, los que se enredaron de nuevo en el ovillo de sumas y restas de parados -ora bajo el signo socialista, ora bajo el del Partido Popular-, en el empeño de procurarse un saldo a su favor.

El jefe de la oposición abrió fuego con las previsiones del departamento económico de la Junta para 2008, cuando se hablaba de un crecimiento del 3%, de alcanzar el pleno empleo en seis o siete años, y de crear 110.000 puestos de trabajo en sólo uno. Subrayó el fiasco con titulares de periódicos que bajan a la arena real de acabar el ejercicio con un 17,1% de paro, cinco puntos más que apenas hace año y medio. En cifras absolutas: unos 650.000 desempleados "¿Cómo lo va a arreglar? ¿Con más propaganda? ¿Qué milagro espera usted?", le preguntó.

"No aguarde a que escampe, haga algo", insistió, y aprovechó para introducir de manera atropellada en la pregunta el resto del argumentario que conforma la actual batería de ataque del PP a la gestión de Chaves. A saber: el despilfarro por el número excesivo de consejerías, la situación de los autónomos, la bajada de impuestos a "los ricos" en detrimento de "las familias", y la reciente "excursión" al Cono Sur. Además de veloces dardos sobre la mala relación con EE UU, los recolocados de Delphi o la "manipulación" de Canal Sur.

Como suele hacer cuando se enfrenta al presidente de la Junta en la Cámara andaluza, el jefe de la oposición comenzó felicitando a Chaves por su victoria electoral para evitar que éste le responda a sus embates con el encabezamiento habitual: Arenas es un perdedor y él le ha ganado en las urnas hasta en tres ocasiones. Parece que dio resultado -o quizás fuera la falta de tiempo-, porque el socialista pasó de largo en este punto (que está siempre en la plantilla de las iracundas discusiones entre ambos), pero no de la comparación con las comunidades autónomas gobernadas por el PP.

"Estoy esperando que me cuente su receta mágica, ¿cuál es? ¿dónde la aplica? Porque si en Andalucía ha aumentado el paro en un 28%, en Murcia, lo ha hecho un 59%; en Valencia, un 54%; y en Madrid, un 31% [todas gobernadas por el PP]. ¿Le ha transmitido la receta a su partido para que la aplique?", ironizó un Manuel Chaves más sarcástico de lo acostumbrado. Incluso bromeó a carcajadas (él y la bancada que le hace de telón de fondo) con el hecho de que Arenas atribuya siempre los buenos datos económicos de Andalucía a la gestión de José María Aznar y los malos al PSOE, tanto en Madrid como en Sevilla.

El presidente de la Junta se esforzó por buscar lo que llamó "puntos de encuentro" con su rival -también con el izquierdista Diego Valderas, que le preguntó por la pobreza-, y propuso reuniones periódicas con los partido, los sindicatos y la patronal, con el propósito de "arrimar el hombro" y superar el bache.

Para terminar destejió lo enhebrado por Arenas, y regresó al principio: a (desde su óptica) retorcer cifras y estadísticas; comparar, medir y analizar el desempleo, otra vez el arma política.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de octubre de 2008