Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Camps busca desactivar la protesta de los directores por Ciudadanía

El Gobierno valenciano, que preside Francisco Camps, intenta desactivar la protesta de los directores de instituto contra la orden de impartir Educación para la Ciudadanía en inglés, que ha puesto en pie de guerra a la enseñanza pública. La Consejería de Educación endurecerá el examen anual para revalidar a los directores de centros.

La consejería ha puesto énfasis en que, entre los criterios que se evaluarán sobre la tarea de cada director, figura "la colaboración con los órganos de la administración educativa en todo lo relativo al logro de los objetivos educativos del centro".

El Sindicat de Treballadors de l'Ensenyament del País Valencià (STEPV), mayoritario en la enseñanza pública, relaciona directamente esta vuelta de tuerca con la oposición de los directores a la Ciudadanía en inglés, con la que el PP pretende boicotear la asignatura, y entiende que se trata de un "castigo" hacia los equipos directivos hostiles que, por primera vez en la historia, han encabezado manifestaciones ante el Palau de la Generalitat y han protagonizado encierros.

Directores de instituto recuerdan que los criterios de selección "son más o menos los mismos desde hace tres años, pero esta vez se han presentado antes". Será el inspector de la consejería quien decida si continúan en el cargo cada uno de los 250 directores a final de este curso y, por primera vez, con sólo uno de 11 criterios de selección que se evalúe negativamente no repetirán mandato. "El año pasado se podía suspender tres o cuatro ítems, pero si la evaluación global era positiva superabas la prueba", recuerda Vicent Mauri, portavoz del STEPV.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de octubre de 2008