Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Educación endurece el control a los directores para frenar su protesta

La inspección evaluará su "colaboración con los órganos de la administración"

El Consell, que preside Francisco Camps, intenta desactivar la protesta de los directores de instituto contra la orden de impartir Educación para la Ciudadanía en inglés, una orden que ha puesto en pie de guerra a la enseñanza pública. La Consejería de Educación, que dirige Alejandro Font de Mora, endurecerá para ello el examen anual para revalidar a los directores de centros.

La consejería ha puesto énfasis en que, entre los criterios que se evaluarán sobre la tarea de cada director, figura "la colaboración con los órganos de la administración educativa en todo lo relativo al logro de los objetivos educativos del centro".

Los sindicatos, especialmente el Sindicat de Treballadors de l'Ensenyament del País Valencià (STEPV), mayoritario en la enseñanza pública, relacionan directamente esta vuelta de tuerca con la oposición de los directores a la Ciudadanía en inglés, con la que el PP pretende boicotear la asignatura, y entienden que se trata de un "castigo" hacia los equipos directivos hostiles que, por primera vez en la historia, han encabezado manifestaciones ante el Palau de la Generalitat y han protagonizado encierros.

Directores de instituto recuerdan que los criterios de selección "son más o menos los mismos desde hace tres años" y achacan a la LOE "la potestad de la comunidad autónoma para delimitar esos criterios". Apuntan, de todas maneras, que esta vez el proceso de reválida y los criterios para ejecutarlo "se han presentado antes". Será el inspector quien decida si continúa en el cargo cada uno de los 250 directores a final de curso y, por primera vez, con sólo uno de 11 criterios de selección que se evalúe negativamente no repetirá mandato. "El año pasado se podían suspender tres o cuatro ítems, pero si la evaluación global era positiva superabas la prueba", recuerda Vicent Mauri, portavoz del STEPV.

Precisamente hoy arranca en la Universidad de Alicante el I Congrés de Direcció de Centres Docents de la Comunitat Valenciana, organizado por el Cefire de Alicante y la consejería, bajo el lema El lideratge educatiu en el segle XXI. Las jornadas son interpretadas por varios directores como otro intento más de "desviar" la atención y "torpedear" otra reunión que la permanente de directores de las tres provincias tenía previsto celebrar en estas fechas para hacer balance del "caótico" inicio del curso. Sin embargo, decenas de directores de Castellón y Valencia llegaron anoche a Alicante para participar en estas jornadas "oficiales y oficialistas" para evitar que se ofrezca una versión "distorsionada" de la realidad educativa.

Por otro lado, en Alicante anoche se reactivó la Plataforma en Defensa de la Escuela Pública, tras dos años de inactividad por desavenencias internas, A instancias de la FAPA Enric Valor, sindicatos, asociaciones de padres, alumnos y profesores decidieron volver a "reactivar" esta plataforma debido a la "gravedad" de la situación en la que se encuentra la escuela pública que está "enferma", según palabras de Dory Martínez, presidenta de la federación de padres. Durante la reunión se trató también la "locura" de la obligatoriedad de impartir en inglés la asignatura Educación para la Ciudadanía y se fijaron todo un rosario de manifestaciones y actos de protesta que se darán a conocer en los próximos días.

Ajeno a la polémica y a las críticas, el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, reiteró ayer su apoyo a que se imparta Ciudadanía en inglés y mostró su confianza en que "saldrá adelante entre todos" porque "todo lo que sea mejorar el conocimiento de una lengua extranjera está bien", y dijo que la fórmula aplicada en la Comunidad Valenciana "enriquece el sistema educativo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de octubre de 2008