Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

180.000 euros por dejar sin testículos a un recién nacido

Tiene sólo tres años, pero Javier (nombre ficticio) ya ha pasado por una operación de testículos y le esperan dos más, cuando cumpla ocho años y en la pubertad, para cambiar las prótesis. La culpa es de la atención que recibió en el Clínico San Carlos nada más nacer, según recoge una sentencia que obliga al Servicio Madrileño de Salud a indemnizar a su familia con 180.000 euros por una "defectuosa asistencia sanitaria".

El niño ya había nacido con un testículo atrofiado. Los médicos tardaron 24 horas en hacerle una ecografía del otro, cuando, según la sentencia, no tendrían que haber pasado más de seis. Como resultado, también perdió el segundo testículo. Los jueces consideran probada la "organización inadecuada" de cirugía pediátrica: "Dicho servicio no realiza guardias ni de presencia física ni en llamada". Javier tendrá que hormonarse toda la vida. "Dentro de poco habrá que contárselo. Nos estamos planteando cómo", decía ayer su madre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de octubre de 2008