Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Monteseirín pide más fondos contra el cambio climático

El alcalde resalta que el uso de la 'bici' en Sevilla reduce un 25% las emisiones

Sevilla es la ciudad española que más ha reducido sus emisiones contaminantes en el último lustro hasta reducirlas en 7.000 toneladas de CO2. La mitad de la flota de autobuses ya no usa gasoil y 50.000 ciudadanos utilizan cada día el servicio de alquiler de bicicletas municipal, que ha reducido un 25% las emisiones registradas en Sevilla.

"Somos la única gran ciudad que hoy emite menos que hace diez años"

El alcalde de la ciudad, Alfredo Sánchez Monteseirín (PSOE), enumeró ayer estos argumentos para ensalzar la política medioambiental de Sevilla, y reclamó el apoyo del Estado, la Unión Europea y la industria, para colaborar a reducir el calentamiento global. Sevilla acogió el pasado sábado el encuentro sobre el cambio climático con el lema conciencia y acción, y que contó con los premios Nobel Al Gore y Rajendra Pachauri. Ambos ilustraron a una audiencia de 200 fieles, que difundirán el mensaje verde para lograr frenar el imparable calentamiento global.

Monteseirín considera que los ayuntamientos han demostrado aplicar una alta rentabilidad a los fondos procedentes de las administraciones superiores. "El Estado y la UE, al igual que la industria y otros sectores de actividad, deben destinar recursos para que las ciudades desarrollemos estas políticas, ya que serán recursos muy bien empleados. Porque los gobiernos locales tenemos capacidad archidemostrada de que somos capaces de hacer con un euro lo que otros con cinco", enfatizó el alcalde.

"Estamos orgullosos de ser la única gran ciudad española que hoy emite a la atmósfera menos que hace diez años, según datos del Ministerio de Medio Ambiente. Esto lo hemos conseguido sobre todo en los últimos tres años", matizó. Monteseirín recordó que los alcaldes del país, agrupados en la Red Española de Ciudades por el Clima, mantienen el compromiso de frenar el calentamiento global, batalla planteada por Bruselas. "Estamos ya trabajando por el cumplimiento establecido por la UE para 2020, tratando de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en nuestros respectivos ámbitos territoriales".

El pasado sábado, el premio Nobel Rajendra Pachauri animó a los gobiernos internacionales de todo signo a impulsar "políticas verdes" para luchar contra el cambio climático: "Las políticas gubernamentales no pueden aislarse del resto de la sociedad", sentenció Pachauri, que insistió en que es necesario que tanto los Estados como las personas que viven en ellos estén informados sobre las consecuencias que el calentamiento global puede acarrear. Ése fue el objetivo del encuentro organizado por la fundación The Climate Project Spain: la concienciación y movilización de la sociedad.

El premio Nobel Al Gore inició su intervención con la advertencia de que la civilización de be asumir la crisis climática y ver que la "eficiencia energética que genera la tecnología humana es lo que necesitamos". La principal conclusión del encuentro, una vez superadas las iniciales controversias científicas y transmitida la alarma a la sociedad, gracias a ejemplos como la película de Al Gore, Una verdad incómoda, es urgir a los políticos el paso a la acción.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de octubre de 2008