Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OSCE aprueba con reservas las elecciones en Azerbaiyán

Los observadores occidentales hicieron ayer equilibrios para quedar bien con los dirigentes del Estado petrolero de Azerbaiyán y valorar las elecciones presidenciales del pasado domingo en las que Iljam Alíev obtuvo el 88,64% de los votos, según los recuentos oficiales con la mayoría de los votos escrutados. La misión formada por los observadores de la OSCE (Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa), el Consejo de Europa y el Parlamento Europeo mantuvo acaloradas discusiones internas entre "posiciones de principios" y "posiciones políticas", señalaron medios diplomáticos.

El resultado fueron casi dos horas de demora de la rueda de prensa final y un comunicado conjunto en el que se afirma que los comicios "hicieron considerables progresos" para llegar a los niveles internacionales "pero no cumplieron todos los compromisos" adquiridos por Azerbaiyán.

Iljam Alíev obtuvo así una valoración algo parecida a la del régimen de Alexandr Lukashenko en las recientes parlamentarias en Bielorrusia. Tanto Alíev como Lukashenko dirigen países de importancia geoestratégica para Occidente y tienen la posibilidad de jugar la carta de Rusia. En ambos casos, los distintos elementos de unas elecciones truculentas fueron presentados por separado, prescindiendo de su valor fundamental o secundario. Con este tipo de análisis, se pudo hablar de "progreso" en Bielorrusia (a pesar del recuento) y en Azerbaiyán (pese a una campaña convertida en un solo del presidente). Ninguno de los seis rivales de Alíev mereció pasar el listón del 3%, según los datos provisionales. Iljam no alcanzó a su padre, Gueidar, que en las presidenciales de 1993 obtuvo el 98,8% de los votos, pero mejoró su marca (77%) de 2003.

El informe de los observadores señala que "el proceso electoral se realizó de forma pacífica, aunque se caracterizó por la falta de una competición vigorosa y del discurso político vibrante de los medios de comunicación y por tanto no reflejó todos los principios de una elección democrática significativa y pluralista". El comunicado criticó también a los partidos de la oposición que boicotearon las elecciones alegando desigualdad de oportunidades, y les acusó de haber "limitado" las posibilidades de elección de los votantes. El informe reconoce que Alíev dominó en los medios de comunicación y que la situación de éstos se ha "deteriorado" en los últimos años. En la contabilización de los votos hubo procesos "no transparentes" y "desordenados".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de octubre de 2008