Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:CINCO PREGUNTAS SOBRE LOS NUEVOS HOSPITALES | Los nuevos hospitales | Los actores

Lo público casa mal con lo privado

Este periódico ha enviado un cuestionario sobre los nuevos hospitales a 10 organismos y profesionales: la Organización Médica Colegial, que representa a los médicos de todo el Estado; el Colegio de Médicos de Madrid, que agrupa a los de la Comunidad; el Consejo General de Enfermería; la Comunidad de Madrid, la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP); UGT y CC OO, Federación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid (FEMYTS), Sindicato de Titulados en Enfermería (SATSE), además del experto en gestión sanitaria José Manuel Freire. Sólo han respondido el Colegio de Enfermeros, la FADSP, UGT, CC OO, y el experto Freire. Éste es el cuestionario:

1. ¿Funcionan bien los nuevos hospitales?

2. ¿Cuál es el principal problema que tienen?

3. ¿Cuáles son sus carencias?

4. ¿Ofrecen los mismos servicios que los antiguos?

5. ¿Hay más camas hospitalarias en la región?

Éstas son sus respuestas.

- UGT. 1. Hay una falta de planificación absoluta. No se han tenido en cuenta las necesidades reales de la población, ni la escasez de sanitarios con la que se iban a encontrar.

2 y 3. En algunos partos no hay anestesistas disponibles para una epidural. La merma de personal en el Transporte Interno de Gestión Auxiliar (TIGA) afecta al funcionamiento de otras unidades. El personal administrativo es escaso. A veces hay un solo administrativo para dar todas las citas de un hospital y los usuarios esperan cuatro horas.

4. No se han podido ampliar los servicios que se han abierto ni tampoco poner en marcha otros nuevos servicios que estaban incluidos en el catálogo de Cartera de Servicios de la propia consejería.

5. Según datos de la consejería, el número de camas nuevas es de 1.317. La consejería prevé que habrá una repercusión sobre los antiguos hospitales traducido en una estimación de un excedente de 1.000 de las actuales camas de estos hospitales. El número real de camas aumentado por estos nuevos hospitales sería de 317.

- FADSP. 1. La situación es muy variable aunque básicamente no están cumpliendo. Majadahonda es un desastre total muy bien documentado. Los demás presentan problemas que dependen del área gestionada por las empresas privadas y de la escasez de personal.

2. Anteponen la rentabilidad de las empresas privadas a la atención sanitaria de calidad. Tienen unos costes desproporcionados (de 6 a 7 veces más que los del modelo tradicional).

3. El número de camas, médicos y profesionales de enfermería por habitante es muy inferior al razonable para asegurar una atención de calidad.

4. Están diseñados (salvo Majadahonda) como hospitales comarcales con pocas especialidades y pocos profesionales por especialidad por lo que tienen que derivar muchos pacientes a los hospitales tradicionales.

5. Es probable que al final sean menos. Se han producido cierres de camas en los hospitales que ya existían, aproximadamente las mismas que se han abierto.

- CC OO. 1. No. Su puesta en marcha se ha realizado de forma improvisada y precipitada atendiendo más a intereses particulares del Gobierno que a asegurar realmente el funcionamiento efectivo de los mismos.

2. La situación depende, al menos de tres factores: la falta de planificación, la pésima capacidad de este Gobierno para gestionar los recursos sanitarios y especialmente, del propio modelo de gestión elegido. Existen problemas de coordinación entre lo público y lo privado que igualmente repercuten en la organización y gestión de los servicios.

3. Parte de los servicios comprometidos no están en funcionamiento por falta de personal. Se están realizando contratos por una semana, incluso por un día. Unas precarias condiciones repercuten en la calidad.

4. No y ni tan siquiera se están ofertando los servicios comprometidos en el Plan Apertura de los nuevos hospitales publicado por la propia Consejería de Sanidad en enero de este año.

5. Los profesionales sanitarios son los mismos. Es imposible que con los mismos profesionales haya más camas.

- Consejo General de Enfermería de España. 1. El funcionamiento de un hospital requiere un plazo de adaptación. La asistencia sanitaria es muy compleja y su organización no es comparable a ningún otro servicio. Por ahora están teniendo las complejidades típicas de un nuevo hospital. Hay que dar un margen de confianza a los profesionales y a los gestores.

2 y 3. El hecho de que el personal sea nuevo, la adaptación a los protocolos y el conocimiento del uso de la alta tecnología que disponen. Los problemas son los típicos de cualquier apertura de hospital.

4. Sí, la misma cartera de servicios y con tecnología mucho más avanzada. Puerta de Hierro no es comparable con el antiguo, es el más moderno de Europa y es imposible que en una semana esté funcionando.

5. Es un problema matemático. A las que ya había, le sumas las camas y lógicamente hay muchas más camas.

- José Manuel Freire (profesor de la Escuela Nacional de Sanidad) 1. Es normal que haya problemas al poner en marcha algo nuevo, pero no que haya tantos. Todo lo de los nuevos hospitales de Madrid ha sido escandalosamente improvisado, empezando por la decisión de hacer ocho de golpe sin estudio de necesidades, sin conocer su impacto en el redimensionamiento de los hospitales existentes, si contar con las necesidades de personal...

2. El primero es económico. El Gobierno de Aguirre está por debajo de la media española en gasto sanitario público per cápita. En segundo lugar, están los problemas de gobierno, organización y gestión propios tanto del modelo elegido y de un modo de gobernar poco riguroso. En los nuevos hospitales (menos el de Valdemoro) coexisten dos empresas dentro del mismo centro: el hospital-empresa-pública y el hospital-concesionaria. ¿Quién manda en estos centros? ¿Cómo se coordinarán? Lo que se conoce no permite ser optimista.

3. Unas son estructurales (personal, recursos y modelo de gestión) y otras circunstanciales (propias de la precipitación e improvisación con la que se han hecho las cosas). La carencia primera y más importante es de personal. Abrir tantos hospitales de golpe genera escasez de profesionales, especialmente de médicos. Ha habido una selección muy arbitraria de responsables de unidades.

4. En principio, todos los hospitales debieran ofertar los servicios propios de un hospital general. No obstante, estos centros llevan poco tiempo abiertos y el ritmo al que se están poniendo en marcha las unidades es muy variable. En esta fase es particularmente importante informar bien a los médicos y a la población sobre los servicios que realmente funcionan y planificar su apertura sin fallos.

5. En principio, debiera ser así. No obstante, no hay datos públicos de cómo la apertura de los nuevos centros afecta a los ya existentes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de octubre de 2008