Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El padre de Internet defiende la humanidad de la Red

La Universidad Oberta de Catalunya (UOC), una de las universidades virtuales pioneras, ha rendido pleitesía a quien hizo posible su existencia con la invención del World Wide Web. El físico sir Timothy Berners-Lee, padre de Internet y Premio Príncipe de Asturias, fue investido ayer en Barcelona doctor honoris causa por la UOC, con la presencia de la rectora de la citada universidad, Imma Tubella, y el presidente de la Comisión Científica de Investigación, Manuel Castells. "Cuando se conectan millones de ordenadores se están conectando millones de personas. La Red conecta la humanidad", dijo Berners-Lee en su discurso de investidura. La aparición de Internet ha producido importantes cambios, las personas viven de forma diferente, "y por ello hay que estudiar la Red como un fenómeno social y no sólo tecnológico", dijo en una reunión con la prensa.

Las guerras por la supremacía de Internet no las ve mal. "Siempre ha habido una tensión constructiva que ha llevado al final a una mejora de la tecnología. Siempre habrá un jugador que domine, pero deberá colaborar o interactuar con el resto; y siempre habrá algunos dispuestos a ocupar su sitio".

¿Y cómo puede afectar la crisis económica? "Siempre hacen que las personas aprendan a hacer más con menos y eso incluye recurrir a nuevas tecnologías, como en el pasado. "En momentos de dificultad, las crisis actúan de catalizador que llevan a un cambio y una mayor competitividad. Sí que hay un salto hacia las nuevas tecnologías, pero hemos de recordar que las empresas de tecnologías también están en crisis".

No obstante, como la tecnología cada vez va más deprisa, asegura, la red aún tiene muchas posibilidades de crecimiento con creatividad y muchas nuevas ideas. Además, muchas ideas todavía no se han conseguido, "la Red no se ha convertido en un espacio de colaboración al 100%". La neutralidad de la Red es algo muy importante para la democracia, para la libertad del mercado y hasta para la religión y es necesario defenderla a ultranza.

En un día típico de trabajo, Berners-Lee oye las noticias en la radio pública mientras conduce y cuando le interesa alguna información en concreto usa Internet. "Y alguna vez leo un periódico impreso", ríe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de octubre de 2008