Imaz advierte de que el futuro de Petronor pasa por la planta de coque

El presidente de Petronor, Josu Jon Imaz, advirtió ayer de que el futuro de su empresa, que da trabajo a 6.000 personas de forma directa e indirecta y es el máximo contribuyente de la Hacienda vizcaína, depende de que se autorice la construcción de una planta de coque. Imaz elevó así el tono del discurso que viene manteniendo en los últimos meses para convencer al Gobierno vasco de la necesidad de que conceda la preceptiva autorización ambiental integrada al proyecto. Ese es el trámite necesario para que se pongan en marcha las nuevas inversiones.

Imaz precisó que la construcción de la conocida como Unidad de Reducción de Fuel no se reduce a una cuestión de mejora de los márgenes de beneficios para la compañía. Hay bastante más en juego: "Es un proyecto de viabilidad futura". El presidente de Petronor hizo esta advertencia durante una sesión de Los desayunos de La Comercial, de la Universidad de Deusto, donde impartió una conferencia sobre el desafío energético. En el transcurso del acto hizo hincapié en que Petronor no puede seguir existiendo en las mismas condiciones que hoy en un futuro sin abordar la construcción de la planta.

El proyecto conllevará una inversión de 810 millones de euros y generará 336 empleos estables y 1.344 puestos más inducidos, además de otros 1.700 de media durante sus dos años de construcción. Imaz defendió la tesis de que Euskadi debe seguir siendo "un país industrial" y reclamó a las administraciones publicas y a las organizaciones privadas una mayor defensa en el desarrollo de nuevos proyectos. "El actual nivel de vida de la ciudadanía vasca", añadió, "ha sido posible, entre otras cosas, a una industria potente".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS