Los inspectores del transporte pillan cada año a 50.000 usuarios sin billete

El DOGC publica el nombre de 500 personas que no pagan en el metro

El número de personas cazadas sin pagar en el transporte público metropolitano supera cada año las 50.000. Una parte paga, otra puede justificar que le faltaba un documento pero que lo tiene (un jubilado que no lleve DNI, por ejemplo, puede acreditar su condición). Pero otras acaban en el Diari Oficial de la Generalitat (DOGC), que anteayer publicaba el nombre de medio millar. En este caso se trata de usuarios del metro o del tranvía.

El DOGC es una lectura apasionante. Anteayer publicaba una larga relación de nombres (unos 500) todos ellos sancionados con 150 euros de multa por no llevar el billete correspondiente en el metro o en el tranvía. Se trata de un colectivo que, pillado en falta, se niega a pagar la sanción correspondiente. Se le reclama por carta que lo haga o que alegue lo que pueda en su descargo, y nada. Se le envían hasta dos cartas para que pague, con el mismo nulo resultado. Hechos todos estos trámites, el Departamento de Política Territorial procede a publicar su nombre en el DOGC. A partir de ahí, el Ministerio de Hacienda se encarga de buscar en los bancos si tienen alguna cuenta abierta y con dinero. Si es así, se embarga la cantidad que adeudan. Eso, claro, en teoría; en la práctica, las cosas no son tan fáciles.

Más información
EL NIÑO AYUDA A NO PAGAR

La gente que no paga en el transporte público es muy numerosa. Algunos análisis llegan a cuantificar en el 10% el fraude, que puede consistir en no pagar, directamente; en pagar un billete y realizar un trayecto más largo (esto se da, sobre todo, en Renfe y Ferrocarrils de la Generalitat), o en viajar con una tarjeta de jubilado cuando aún no se han cumplido los 20. La picaresca es amplia, y los métodos para combatirla, escasos. Hasta 2006, si además los infractores se resistían, apenas había recurso para obligarles, salvo ir a juicio, algo harto más costoso para casi todos.

Para evitarlo, el Gobierno catalán dictó una ley que prevé que el Ejecutivo se haga cargo de sancionar y cobrar la multa de los que no pagan. Para ello, previamente debe dar publicidad a la sanción, de modo que el infractor no alegue, encima, desconocimiento.

Este año, hasta el pasado mes de agosto, en el metro han sido sorprendidos 25.327 pasajeros sin el billete adecuado o, simplemente, sin él. Más de la mitad pagaron la multa de 40 euros en el acto, con lo que se les aplicó una reducción y quedó en 20 euros. Otros presentaron alegaciones que fueron atendidas. Y 1.356 han acabado denunciados y serán perseguidos por Hacienda.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En el tranvía, los pillados este año suman 7.462. El 53% pagó en su momento. Al 45%, en cambio, se le está persiguiendo. El 2% son personas inicialmente denunciadas que pudieron acreditar que se hallaban en una situación de regularidad, contra las primeras apariencias.

Lo que no se sabe aún es qué ocurre con el dinero que recauda Hacienda -si se lo queda o lo transfiere-, ni en qué porcentaje lo logra, ni si tanto papeleo lleva a alguna parte

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS