Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Coslada no se sorprende

Coslada gozó ayer un día de otoño, soleado y tranquilo. Ajenos a las detenciones de la mujer y el hijo de Ginés Jiménez, los ciudadanos no se sorprendían al conocer la noticia. "Aquí son todos iguales", observaba una mujer que regenta un comercio y que prefirió no dar su nombre. "¿Cómo no va a estar implicada su esposa? Es normal que quiera encubrirlo", defendía otra vecina, que tampoco quería identificarse. En el inmueble donde reside la familia de Ginés Jiménez se repetía la situación: nadie conocía la última hora, pero tampoco se asombraba al enterarse.

El ambiente distaba mucho de los primeros días después de que se destapara la Operación Bloque, el 8 de mayo, cuando los ciudadanos demostraban su indignación al primero que pasaba e increpaban a los políticos. En el pleno especial del Ayuntamiento sobre el caso, cientos de personas se amotinaron en la puerta y dedicaron todo tipo de piropos a los dirigentes del municipio, indistintamente del partido. Ayer en esa misma plaza no había un alma.

Tanto el PP como el PSOE declinaron hablar sobre las últimas detenciones. Pero sí se refirieron a la comisión de investigación que pretende depurar responsabilidades políticas. Está previsto que el próximo martes ambos partidos se pongan de acuerdo en la lista de las 20 personas que deben comparecer. Pero la negociación está atascada porque los populares exigen que comparezcan el ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, y la delegada de Gobierno en Madrid, Soledad Mestre, y los socialistas se niegan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de octubre de 2008