Los controles por la lengua azul suben los costes de las explotaciones lecheras

Los ganaderos se declaran "ahogados" por los bajos precios en origen

"El que puede, escapa, y los que quedamos no sé lo que resistiremos". Así resume la situación del sector lácteo gallego el copropietario de una Sociedad Agraria de Transformación (SAT), que ve el futuro de la producción de leche "más negro que nunca" y a punto de la "movilización".

La deuda media de las explotaciones gallegas está en 300.000 euros
Más información
Una reunión estéril con la industria

Aunque Galicia es la única comunidad donde se ha incrementado la producción láctea, la realidad es que los productores que pueden abandonan. Sólo en el año 2007, un total de 946 explotaciones echaron el cierre. La caída de los precios en origen, el incremento de los costes de producción, las prácticas de dumping, las deudas contraídas y, últimamente, los protocolos por lengua azul dejan al sector "tocado" y "a punto de explotar".

El mal vírico que afecta al ganado ha hecho que, desde el 1 de octubre, los productores tengan que hacer frente a nuevas condiciones de transporte de los animales. Ahora se solicitan pruebas negativas de la enfermedad, certificados y tratamientos de desinfección, lo que ha estrechado los ya maltrechos márgenes comerciales en las granjas.

Desde la Mesa do Leite y la Asociación de Empresas Lácteas de Galicia se afirmó en su día que el precio medio de la leche en origen sería, para este año, un 10%, superior al abonado el pasado año, pero, una vez más, ese compromiso no se ha cumplido.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

"Estamos ante una situación difícil de falta de compromiso de la mayoría de las industrias lácteas, que lo único que piensan es en el incremento cada vez mayor de su cuenta de resultados, aun a costa de la supervivencia de la mayor parte de las explotaciones. Sin duda existe otra mesa de negociación diferente en la que se reúnen las industrias con ellas mismas para tramar estrategias", sostiene el sindicato Unións Agrarias en un informe.

En el mismo informe se recoge que mientras el precio al consumidor se ha incrementado un 16,9% (0,12 euros por litro) en el último año, el precio al productor descendió un 8,10% (0,03 euros por litro). No hay perspectivas de que éstos se puedan recuperar en otoño, tal y como ha sucedido de forma ininterrumpida en los últimos 30 años.

Todo esto sucede en un sector que se ha modernizado y en el que está proliferando el cooperativismo productivo a través de las SAT, pero todo esto se ha hecho mediante una fórmula que ahora agrava la situación: fuertes endeudamientos. "Es cierto que las SAT han servido para aliviar la carga de trabajo y ser más productivos, pero con los precios que se aventuran (las industrias ya han anunciado liquidaciones a la baja) apenas produciremos para hacer frente a las deudas medias, que suelen estar sobre los 300.000 euros", asegura un societario que prefiere mantenerse en el anonimato para evitar "cualquier represalia", como un abandono de recogida de la producción.

Y es que las decisiones de las industrias de abandonar recogidas de leche se han multiplicado en todo lo que va de año, lo que se ha convertido en otra amenaza constante. El caso más reciente lo protagonizó el empresario lucense, Jesús Lence, quien comunicó a dos cooperativas de Ordes y Silleda que dejaría de recoger desde el 1 de octubre, su producción diaria de 120.000 litros. En las últimas horas, el empresario dijo estar dispuesto a continuar con la recogida, pero haciéndolo de forma individual a cada productor y no a través de las cooperativas, lo que fue interpretado por los sindicatos como "un chantaje". Este mismo empresario sostiene que los precios están "muy por encima" de lo que se puede pagar.

A toda esta situación crítica de precios se une otro factor que está afectando negativamente a muchos productores, y es el fuerte incremento de los costes de piensos, abonos y gasóleo.

El caso del pienso es especialmente significativo, pues los cereales subieron un 45% en un año, y los concentrados representan algo más del 35% del gasto total de una explotación.

Pese a estas vicisitudes, Galicia aún crece en producción láctea (de abril a junio de 2007 se entregaron 567.010 toneladas, y en el mismo periodo de esta campaña las entregas llegaron a 577.655 toneladas). Por el contrario, comunidades limítrofes y otrora destacadas por su capacidad productiva han experimentado retrocesos de hasta un 10%, como en el caso de Asturias.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS