Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ibarretxe combinará medidas ante la crisis y reivindicación de la consulta

El Parlamento aborda el último pleno de política general de la legislatura

La consulta del lehendakari a la que puso fecha hace ahora un año y que protagonizó por ese motivo el pleno de política general de 2007, volverá a estar presente en el de hoy, el último del tercer mandato de Juan José Ibarretxe. Pero lo hará desprovista ya de incógnitas, tras su anulación por el Tribunal Constitucional y la renuncia del tripartito a celebrarla poro encima de esa prohibición, y acompañada de algo que sí está en primer plano de la preocupación social, la crisis económica.

Con la consulta finiquitada, el pleno reviste menos expectación este año

Ibarretxe reivindicará su principal iniciativa política, la consulta, como bandera que ha sido de toda la legislatura, pero complementará su reclamación, así como el rechazo al recurso del presidente del Gobierno y la sentencia del TC, con un discurso de contenido económico y social, centrado en las medidas para hacer frente a la situación de crisis.

El lehendakari afronta el debate de hoy con la intención de poner el énfasis en este segundo aspecto, que basará sobre la premisa de que Euskadi está en mejores condiciones de responder a ella gracias a la gestión del tripartito y a los recursos del autogobierno.

A ello vinculará su defensa de la consulta, como ejercicio del derecho a decidir y éste como un medio de aumentar el autogobierno, que, a su vez, garantizaría mayores cotas de bienestar a la sociedad vasca.

Su intervención, que abrirá los tres meses justos de actividad parlamentaria que le restan a la Cámara antes de su disolución, apuntará que las medidas para paliar la crisis van a ser la prioridad de la acción institucional de su Gobierno en esta recta final de su mandato.

Ibarretxe hará balance de la legislatura entera. "Fructífera e intensa", según las líneas generales de su intervención que adelantó a la Cámara. La oposición le reprocha justamente lo contrario, como efecto de su "obstinación" en la consulta.

El lehendakari recetará potenciación de las inversiones, y políticas de ayuda a la internacionalización de las empresas y la innovación como principales ejes de actuación en lo económico. Se espera que añada nuevas medidas a las ya desveladas dentro del plan interinstitucional trazado junto a las diputaciones y presentado antes del verano. Ya entonces Ibarretxe y su partido vieron la necesidad de redirigir su acción y diversificarla, ante la evidencia de los malos resultados en las elecciones generales de marzo pasado.

El pleno alberga, en principio, pocas expectativas de sorpresa, una vez despejadas todas las incógnitas en torno a la consulta, y también desveladas ya buena parte de las medidas económicas que el Ejecutivo puede abordar.

Como fruto de esa expectación menor, el pleno ha levantado también menos interés que el del año pasado, y esto se ha traducido en un perfil más "discreto", según fuentes de la Cámara, en el número de solicitudes para las tribunas de invitados y de prensa. El presidente del PNV, Iñigo Urkullu, acudirá por primera vez como tal a un pleno de política general.

Las intervenciones de los portavoces del tripartito dejarán ver diferentes posiciones que han adoptado el PNV, EA y EB para salir de la etapa ya cerrada de la consulta. Mientras el PNV se centra sobre todo en su acercamiento al PSOE en Madrid sobre los órganos judiciales o los presupuestos, y presiona por rebajar el perfil de la respuesta a la prohibición de la consulta, el portavoz de EA, Unai Ziarreta, aprovechará su intervención de hoy para abogar por "un movimiento soberanista pacífico" y de persistencia en la acumulación de fuerzas nacionalistas en torno al derecho a decidir. EB aboga por dejar en segundo plano la "construcción nacional" para centrarse en la "construcción social".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de septiembre de 2008