Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las paradas de autobús darán información del tiempo de espera

600 marquesinas tendrán pantallas dentro de tres años

El Ayuntamiento de Barcelona puso en marcha ayer 12 pantallas con información sobre el tiempo de espera de los autobuses. Las pantallas se hallan en las marquesinas y sustituyen a las que había con anterioridad. La diferencia es que el actual sistema es más fiable, según TMB, la empresa que explota los autobuses urbanos. El alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, aseguró que el sistema funcionará en 600 marquesinas en 2011, aunque de momento sólo 12 disponen de la pantalla y a final de año serán 50.

Además, en las nuevas los invidentes pueden utilizar un mando a distancia, que también sirve en las máquinas de autoventa del Metro y semáforos, que activa la misma información por voz. La presentación de las pantallas se hizo en el paseo de Joan de Borbó. Hereu defendió que cada vez que se hace posible la accesibilidad se realiza "un avance global", ya que se garantizan "los derechos para todos".

Los deseos de universalización de la accesibilidad expresados por Hereu no disponen siempre de una colaboración total. A la misma hora en que se celebraba el acto y justo al lado, un usuario parapléjico, Miguel Ángel Casares, vivía en primera persona esa falta de colaboración. Viajaba con su silla de ruedas en el autobús número 36 y había solicitado parada apretando el botón que indica que se necesita desplegar la rampa especial. Pero el conductor no se enteró y pasó de largo en la parada. "Yo ya vi que la alarma no había funcionado y por eso me puse frente a la puerta pensando que se daría cuenta de que quiero bajar, como hago otras veces", señaló el usuario. El conductor no sólo no se dio cuenta sino que, cuando Casares reclamó que quería bajar paró el vehículo, pero se encaró violentamente con el usuario, al que dijo de todo. La empresa le ha abierto un expediente y lo ha citado para mañana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de septiembre de 2008