Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

En 8 de cada 10 accidentes de tráfico participa un coche

La plataforma para el Transporte Público reclama disciplina viaria

"El verdadero peligro viario es la indisciplina". Con esa contundencia se expresa la plataforma Promoción del Transporte Público (PTP), en un comunicado sobre el arrollamiento que se produjo el pasado sábado en el Carmel de Barcelona y en el que murieron una mujer y una niña. Para la PTP, este accidente "pone de manifiesto las grandes dificultades que encuentran los conductores de autobús para asegurar el derecho de los ciudadanos" a trasladarse de un lugar a otro en transporte público. A mayor abundamiento, PTP señala que los autobuses se implican escasamente en los accidentes que se producen en Barcelona.

A lo largo de 2007, los autobuses estuvieron involucrados en apenas el 4,8% de los accidentes que se registraron, una cifra que ascendería ligeramente si se añadiera el 0,12% en el que se vieron implicados autobuses articulados. En la inmensa mayoría de los casos, el accidente va asociado al turismo, que está relacionado con el 81,45% de los topetazos que se registraron el pasado año en Barcelona.

Siguen motos y ciclomotores. En cuatro de cada 10 accidentes hay una moto afectada o causante del mismo: en el 39,70%, para ser precisos. Para los ciclomotores el porcentaje baja al 25,45%, o lo que es lo mismo: en uno de cada cuatro accidentes hay un ciclomotor implicado.

La raíz de todos estos males, señala la plataforma PTP, es la indisciplina viaria, abiertamente consentida por el actual gobierno municipal. Un portavoz recordó ayer que hace un tiempo PTP denunció la abusiva invasión sistemática por parte de coches y furgonetas del carril reservado al transporte público sin que el Ayuntamiento de Barcelona haya hecho mucho más que poner un autobús dotado de cámara que fotografía a los infractores.

El punto con mayor número de infracciones era el lateral montaña de Gran Via, donde, además, no hay chaflanes que faciliten la carga y descarga, por lo que los repartidores acaban por ocupar tranquilamente el carril del autobús. En aquel momento, la entonces (y hoy) concejal del Eixample, Assumpta Escarp, anunció cambios para evitar que eso sucediera. Lo único que ha pasado, de momento, son los años sin que se haya tomado ninguna medida, según reconoció ayer PTP.

La plataforma señala que, especialmente en la zona del Carmel, los autobuses "sufren la indisciplina viaria con gran intensidad", lo que exigiría que el Consistorio elaborara "un plan de choque de medidas urgentes para garantizar la circulación y el cumplimiento de horarios de paso de los autobuses".

La queja sobre la escasa defensa por parte de las autoridades municipales del transporte público se produce cuando se celebra la semana de la movilidad que pretende potenciar el uso de ese mismo transporte.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de septiembre de 2008