Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cataluña prepara unos presupuestos sin la nueva financiación y de "austeridad máxima"

El Gobierno catalán sabe que lograr un buen acuerdo de financiación autonómica antes de que expire el año no es una tarea fácil. Lo recordó ayer el consejero de Economía, Antoni Castells, al asegurar que la negociación con el Ejecutivo de Zapatero sigue siendo "difícil y complicada" y que hoy las posiciones entre ambas administraciones se mantienen "alejadas". Así que se está preparando para el peor escenario. Castells avanzó que los presupuestos de la Generalitat para 2009 no sólo serán de "austeridad máxima", dada la situación de crisis económica, sino que se están elaborando a partir del modelo de financiación vigente.

El consejero y el presidente de la Generalitat, José Montilla, han advertido hasta la saciedad de que sólo firmarán un acuerdo si es bueno para Cataluña. Ayer no fue una excepción. "No habrá acuerdo con Madrid si no hay un buen acuerdo. No nos dedicaremos a maquillar un mal acuerdo, ni a vender como bueno uno malo", se comprometió Castells.

El consejero está convencido de que el camino se allanará si los partidos catalanes van juntos. Por ese motivo exigió ayer a Convergència i Unió que deje de poner trabas a la negociación y que se ponga al lado del presidente de la Generalitat sin lanzar "ultimatums" sobre la fecha y las características del acuerdo. También vio posible pactar con CiU una propuesta que después sea negociada con el Gobierno "Si de verdad CiU quiere un acuerdo, lo podríamos tener esta misma tarde", espetó Castells.

Convergència quiere estar en misa y repicando y, al mismo tiempo que defiende una propuesta unitaria, acusa al PSC y a Montilla de preparar el terreno para rebajar el acuerdo. Ayer Castells dijo basta y acusó a los dirigentes de Convergència Democràtica de torpedear la unidad. Los tres partidos que apoyan al Ejecutivo catalán (PSC, ERC e ICV) intentarán cercar a CiU en el debate de política general que se celebrará en la Cámara catalana la próxima semana para evitar que los nacionalistas se desmarquen de un eventual acuerdo entre el Gobierno y la Generalitat.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de septiembre de 2008