Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Andalucía asume la gestión del 90% del Guadalquivir en una negociación récord

El mismo día en el que los Gobiernos central y andaluz estaban obligados a llegar a un acuerdo sobre la cuantía de la deuda histórica, es decir, ayer, representantes de ambos ejecutivos firmaron el traspaso de la gestión de la cuenca del río Guadalquivir que transcurre íntegramente por Andalucía. Eso quiere decir que a partir del próximo 1 de enero, fecha efectiva de la transferencia, la Junta de Andalucía será la responsable de la gestión del 90% de la cuenca, mientras que la Administración del Estado se reserva la competencia sobre la planificación hidrológica y la programación y ejecución de las obras hidráulicas de interés general. Esta es la primera vez que una comunidad se hará cargo de una cuenca que discurre en un 10% por otras tres regiones (Castilla-La Mancha. Extremadura y Murcia).

El acuerdo del traspaso se hizo en la Comisión Mixta Junta-Estado celebrada en el monasterio de Santa María de las Cuevas de Sevilla, el lugar elegido habitualmente por el Gobierno andaluz para celebrar actos con mucha solemnidad. La Junta además organizó festejos para celebrar un traspaso que considera cargado de simbolismo. Pero, pese a la importancia del traspaso -Andalucía gestionará de este modo el 99,7% de sus consumos de agua-, en la reunión y en la conferencia de prensa posterior pesó como una losa el incumplimiento del Estatuto sobre la cuantificación de la deuda histórica.

El acuerdo del traspaso se ha hecho en un tiempo récord, en 18 meses desde la entrada en vigor del Estatuto, cuyo artículo 51 proclama que la comunidad "ostenta competencias exclusivas sobre las aguas de la cuenca del Guadalquivir que transcurren por su territorio y no afectan a otra comunidad autónoma". La rapidez con la que se ha alcanzado un acuerdo fue destacada tanto por el presidente andaluz. Manuel Chaves, como por la ministra de Administraciones Públicas, Elena Salgado. Baste recordar que el acuerdo con los gobiernos central del PSOE y del PP de lo que hoy se llama Cuenca Mediterránea tardó seis años.

Extremadura, gobernada por el socialista Guillermo Fernández Vara, presentó un recurso al Tribunal Constitucional contra el Estatuto de Andalucía aunque tanto Chaves como Salgado se mostraron convencidos de que el traspaso "respeta plenamente la Constitución".

El acuerdo supone que la Junta gestionará 53 de los 57 embalses del Guadalquivir y asumirá 849 empleados públicos. El coste efectivo de la transferencia asciende a 123 millones de euros, incluidos los 52 millones que reportan los ingresos por tasas y cánones, además de la gestión de unos 500 millones de los fondos europeos. Más información en la página 2

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de septiembre de 2008