Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis financiera mundial | La operación rescate

EE UU lanza un plan de intervención en la economía "sin precedentes"

El Tesoro, la Reserva Federal y la autoridad bursátil movilizan cientos de miles de millones para retirar los activos hipotecarios que colapsan el mercado

La mayor intervención pública conocida para salvar al capitalismo. La Administración que preside George Bush, en una maniobra conjunta "sin precedentes" con la Reserva Federal y la autoridad del mercado de valores (SEC), va a movilizar "cientos de miles de millones de dólares" para limpiar el sector financiero de los estragos causados por las hipotecas subprime. Bush dijo que esta operación de rescate de la crisis de Wall Street, la de mayor envergadura desde la Gran Depresión, es "esencial" y está "justificada" para proteger la economía.

"En las condiciones actuales, la intervención es esencial", dice Bush

Estados Unidos levantó ayer un verdadero muro defensivo para marcar el fin de la crisis financiera. La acción, que busca reactivar el flujo de dinero entre bancos, bloqueado por el coágulo de las subprime, se sustenta en la creación de un nuevo vehículo (o agencia) para sacar cientos de miles de millones de dólares de deuda dañada de los balances de los bancos, dar una garantía multimillonaria a los fondos de dinero y la prohibición temporal a la venta al descubierto de las acciones de 799 sociedades.

La economía, según Bush, pasa por un momento crucial. Y para superar los retos sin precedentes a los que se enfrenta el sistema financiero, dijo que se requieren medidas "sin precedentes". "Hay que intervenir sólo cuando es necesario. En las condiciones actuales no sólo está justificada [la intervención], es esencial", precisó, mientras explicaba que el objetivo último es preservar la salud de la economía.

Tras una semana caótica en los parqués mundiales, que se llevó por delante a Lehman Brothers, puso bajo tutela pública a AIG y forzó la venta de Merrill Lynch, el Gobierno de EE UU reconoció oficialmente que los males originados por el colapso de las hipotecas basura tienen efectos perversos en el conjunto de la economía, y que para salir del agujero no es suficiente con marcar líneas en la arena como hasta ahora.

George Bush apareció custodiado por el secretario del Tesoro, Henry Paulson, el presidente de la Fed, Ben Bernanke, y el de la SEC, Christopher Cox. Una hora antes, Paulson dijo que con el plan procede a atajar el problema de raíz. El enemigo son los activos sin liquidez que taponan el sistema financiero, que están minando el gasto y la inversión. Éstas son las principales medidas puestas en marcha:

- Agencia anticrisis. Es el corazón del plan de rescate. A través de esta vía, el Gobierno movilizará en torno a medio billón de dólares para retirar del mercado los activos sin liquidez, como hipotecas subprime y otros créditos contaminados, y ayudar así a recomponer los balances de los bancos. Paulson dejó claro que el mecanismo se diseñará para que tenga el mayor impacto en el sistema financiero, y proteja a la vez al contribuyente. Durante el fin de semana, el secretario del Tesoro trabajará con el Congreso para dar forma a este nuevo organismo.

- Fondo de estabilización. El Tesoro establece un fondo temporal dotado con hasta 50.000 millones para garantizar el principal de los fondos de dinero (cuentas de ahorro remuneradas), para que así puedan devolver a sus clientes el efectivo que invirtieron. Los fondos de dinero, un sector que maneja 3,4 billones, están sufriendo un fuerte deterioro por las restricciones en el crédito y minando la confianza de los inversores, que están retirando sus depósitos.

- Préstamos a bancos. La Fed permite a los bancos que compren activos dañados de los fondos de dinero que acudan a la ventanilla de descuento y utilicen esos activos como garantía. En paralelo, el banco central de EE UU comprará activos ligados a obligaciones de deuda a corto plazo emitidas por las hipotecarias semipúblicas Fannie Mae y Freddie Mac, y la Federal Loan Banks.

- Acciones al descubierto. La SEC ha prohibido de forma inmediata y con carácter temporal la negociación de acciones al descubierto (short shelling), o venta de acciones sin tener la propiedad, de una lista de 799 empresas que cotizan en Bolsa para evitar abusos o manipulaciones. La medida estará en vigor durante 10 días, y podrían extenderse hasta un mes si se considera necesario para dar transparencia a las transacciones.

Henry Paulson espera que el Congreso de EE UU adopte cuanto antes las decisiones legislativas que necesita para llevar el plan a la práctica. Ayer volvió a poner énfasis en que la crisis está poniendo en evidencia que el sistema de supervisión actual está "obsoleto" y lleno de duplicidades. Por eso dijo que su estructura debe modernizarse. "La seguridad financiera de los estadounidenses depende de nuestra habilidad para restaurar nuestras instituciones financieras", concluyó.

Acciones de choque

- Agencia de nueva creación para asumir activos sin liquidez. Manejará medio billón de dólares.

- Fondo de 50.000 millones para garantizar las inversiones en fondos de dinero (cuentas remuneradas)

- La Reserva Federal dará facilidades a los bancos que compren activos dañados.

- La Reserva Federal comprará activos ligados a obligaciones de deuda de las principales hipotecarias.

- Prohibición de operaciones al descubierto con acciones de 799 entidades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de septiembre de 2008

Más información