Crisis financiera mundial | El contagio a la banca europea

Brown garantizó a Lloyds y HBOS que no habría trabas a su fusión

El Ejecutivo británico eximirá a la operación de las reglas de Competencia

El primer ministro británico, Gordon Brown, impulsó la fusión de Lloyds TSB con HBOS al garantizar personalmente al presidente de Lloyds, Victor Blank, que el Gobierno la autorizaría a pesar de que podría plantear numerosos problemas de libre competencia. Blank explicó ayer que el primer ministro le dio esas garantías el lunes por la tarde, en una conversación mantenida cuando coincidieron en un acto en la City, aunque puso como condición que el nuevo banco se comprometiera a seguir suministrando hipotecas a los consumidores.

Más información

La intervención del primer ministro da una idea del nivel de nerviosismo que la inestabilidad del HBOS había producido en el Gobierno británico, temeroso de que le estallara un nuevo caso Northern Rock pero a muchísima mayor escala y en un momento extraordinariamente delicado.

El ministro de Negocios y Empresas, John Hutton, hizo público un comunicado confirmando que el Gobierno tratará la fusión como "un asunto de interés público" porque su objetivo es "asegurar la estabilidad del sistema financiero del Reino Unido". El nuevo banco tendrá unos activos de 1,39 billones de euros, controlará casi un tercio del mercado hipotecario y más de un tercio de los depósitos bancarios. Una posición que las autoridades de la competencia nunca aceptarían en condiciones normales.

El acuerdo de fusión contempla un intercambio de acciones en una proporción de 83 de Lloyds TSB por cada 100 de HBOS. Tanto el Gobierno como los banqueros se esforzaron ayer sobre todo en presentar la fusión como "una operación comercial". Los directivos de Lloyds TSB subrayaron que es una opción que llevan estudiando desde hace años y que no había cuajado antes por las objeciones que suscitaba desde el punto de vista de la competencia.

La operación fue recibida con señales contradictorias por el mercado. Las acciones de HBOS subieron un 17% pero las de Lloyds TSB se depreciaron un 15% para acercarse al canje pactado. En la caída de Lloyds influye que la fusión introduce factores de inestabilidad e interrogantes en su balance. Y también que, siendo como es un banco muy conservador, los dividendos futuros se van a ver inevitablemente recortados para absorber la operación.

La fusión ha sido muy mal acogida por los sindicatos, que temen un recorte de miles de empleos. Victor Blank calificó como "una fantasía" la posibilidad de que ese recorte afecte a 40.000 de los 130.000 empleados que tendrá el banco tras la fusión.

El presidente de Lloyds, a su llegada ayer a la sede del banco en la City en un coche eléctrico.
El presidente de Lloyds, a su llegada ayer a la sede del banco en la City en un coche eléctrico.AP

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 18 de septiembre de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50