Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Seis concejales de Vilaller, acusados de delito urbanístico

La Fiscalía de Lleida acusa por un presunto delito urbanístico y de tráfico de influencias a seis concejales del Ayuntamiento de Vilaller (Alta Ribagorça), entre ellos al alcalde, Jaume Monsó, de IpV-AM (agrupación que concurrió bajo el paraguas de ERC), por haber autorizado la construcción de 24 viviendas en una zona de equipamientos. De todos los miembros del Consistorio, el único no imputado en la causa es Pere Palacín, responsable de Urbanismo, porque no asistió al pleno municipal en el que se acordó conceder la licencia para construir el polémico edificio.

La fiscalía presentó en abril de 2007 una querella contra Monsó y el concejal de Cultura, Marc Moreno; pero, tras obtener nuevos datos, ha decidido extender la acusación a todos los concejales que participaron en la votación, dos del equipo de gobierno, Manuel Roque y Joaquín Ginés, y otros dos de la oposición, el convergente Josep Torrobella y el socialista Manuel Rodríguez. Las diligencias contra el Consistorio de Vilaller, de unos 700 habitantes, se abrieron tras la denuncia presentada por 48 vecinos de la localidad.

El Ayuntamiento de Vilaller otorgó el 28 de mayo de 2006 una licencia urbanística para construir una promoción de 24 pisos en un terreno que, según la normativa entonces vigente, estaba destinado a equipamientos. En el mismo pleno se aprobó la permuta y segregación de los terrenos de la nave de Monthidro, de propiedad municipal y lindante con los bloques de los denunciantes. La licencia autorizaba no sólo a ampliar la zona de equipamientos, sino también a construir viviendas encima de los bajos sin que se hubiera recalificado previamente el solar.

Concejal y constructor

De las diligencias judiciales instruidas se desprende la comisión de diversas irregularidades, entre ellas que el expediente de construcción del edificio no fue sometido a exposición pública y la obra fue adjudicada directamente a la promotora AZ Promos, que a la vez la subcontrató a la firma Construccions Comadelo, propiedad del concejal de Cultura y miembro del equipo de gobierno. El Consistorio anuló la licencia tras tener conocimiento de la denuncia vecinal. En las últimas elecciones municipales, Monsó fue reelegido alcalde.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de septiembre de 2008