Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento admite que horadó el túnel de la M-30

Urbanismo no modificará el jardín del río y achaca la inundación a la "mala fortuna"

El Ayuntamiento admitió ayer que la inundación que sufrió el túnel de la M-30 (entre Marqués de Monistrol y Pirámides) el pasado miércoles fue consecuencia de una serie de obras que realiza Urbanismo en la superficie del túnel, como denunció el autor del soterramiento de la vía, Manuel Melis, y publicó este periódico. Pedro Calvo, concejal de Seguridad y Movilidad y responsable de Calle 30, ofreció ayer de forma improvisada, y al finalizar el acto de presentación de unos minibuses eléctricos, una rueda de prensa para explicar los motivos de la inundación. Y, salvo el de la "mala fortuna", son exactamente los que describía Melis.

Las bombas fallaron al inundarse el cuadro eléctrico que las activa

Calvo explicó que, en primer lugar, las "inusuales" lluvias hicieron que el estanque de tormentas de San Rufo, un colector antiguo que vierte en el canal nuevo construido en paralelo a la M-30 durante su soterramiento, se saturara. El agua desbordó el estanque, reventó las tapas de superficie que dan a la calle y salió a la Ribera del Manzanares. Y ahí el problema se agravó con la aparición de la ya mencionada "mala fortuna". Porque el agua fue a topar contra un muro que los responsables del proyecto Madrid Río (el ajardinamiento de la superficie de la M-30 soterrada) están construyendo junto al Manzanares, según Melis, "de forma insensata", y quedó embalsada.

Pero hubo más infortunios. El agua discurrió ribera abajo pegada al muro y llegó hasta el punto donde se está construyendo una de las 11 nuevas pasarelas peatonales del proyecto Madrid Río. Esta vez, la obstinada mala suerte hizo que los operarios hubieran abierto días antes un boquete en el techo del túnel para cimentar una de las nuevas pasarelas. Dicha obra perforó la losa de cubrimiento del túnel y la capa de impermeabilización. Así que cuando el agua llegó a ese punto, una cascada comenzó a inundar la M-30, entre Marqués de Monistrol y Pirámides.

Y aquí es donde llega el infortunio que sí fue admitido por el Ayuntamiento anteriormente y que Gallardón esgrimió como única causa de la inundación en el programa Tengo una pregunta para usted de TVE-1 el pasado lunes: el agua, que llegó a un metro y medio de altura dentro del túnel, anegó el cuadro eléctrico que activa las bombas de achique y lo cortocircuitó. Sin bombas automáticas, los bomberos tuvieron que achicar el agua manualmente y, claro, tardaron 16 horas en vaciarla.

Con respecto al fallo eléctrico, Calvo indicó que "ya se están elevando los cuadros", algo que según él "estaba previsto" y ya "ha sido realizado en algunos otros puntos" de la vía. Pero por precaución, anunció el edil, se ha realizado un bypass en el cableado. No especificó si en adelante se seguirá perforando el techo de los túneles para cimentar el resto de pasarelas que todavía tiene que instalarse.

También habló de Melis y de las críticas que éste ha lanzado sobre la ejecución del proyecto Madrid Río. "No entraré en las declaraciones de Melis, que es muy libre de decir lo que quiera. Pero creo que nadie ha visto responsabilidades (de las inundaciones) en el diseño y la ejecución de la obra de la M-30, así que no sé por qué siente la necesidad de encontrar un culpable". Y lo resumió con una insinuación en latín: "Excusatio non petita, acusatio manifiesta". Que traducido sería algo así como que "el que se exculpa sin que se lo pidan, se declara culpable". Un comentario que Melis calificó ayer de "importuno". O sea, molesto.

Además, el edil de Seguridad y Movilidad rechazó que se vaya a modificar el planteamiento de Madrid Río, como solicita el padre de la M-30. Según el ingeniero, el proyecto seguirá causando problemas en los túneles de la M-30. Especialmente, señala, serán dañinas para la cubierta del subterráneo las raíces de los pinos con los que el Ayuntamiento ha cubierto el tramo de 550 metros de longitud y 26 metros de ancho situado frente al Vicente Calderón.

¿Por qué no lo dijo Gallardón en TVE?

El lunes por la noche, cinco días después de que los túneles de la M-30 se inundaran por octava vez desde que se inauguraron 15 meses atrás, el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, se sometió a las preguntas de los invitados del programa Tengo una pregunta para usted de TVE. Ese día, por la mañana, varios miembros de su equipo, incluidos al menos tres concejales, ya conocían las causas de la inundación que ayer se hicieron públicas. El alcalde, según su entorno, lo ignoraba.

Esa noche, cuando Marta, una estudiante madrileña, le preguntó a Gallardón que por qué se había inundado la M-30, él respondió: "Sería muy fácil decir que la culpa la tiene la lluvia. Pero no contestaría adecuadamente. Fue una situación excepcional. No me preocupó tanto la inundación... pero no me gustó el tiempo que tardamos en vaciar. Hubo un fallo eléctrico en las bombas de achique. Es un fallo en un punto en kilómetros y kilómetros de túnel. Lo vamos a arreglar". Y eso sí sucedió. Pero fue el último eslabón de una serie de acontecimientos que ya se conocían.

Según una portavoz del alcalde, Gallardón dio toda la información que tenía. "Estuvo todo el día preparando el programa y no tenía más". Según la misma portavoz, Pedro Calvo, uno de los concejales que sí conocía todas las causas del suceso esa mañana, "no se la proporcionó porque la información no estaba cerrada". "Y lo que no sabe seguro, no se lo comunica al alcalde".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de septiembre de 2008

Más información