Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Todo lo que se ha hecho es obra de Melis", responde el alcalde

Gallardón defiende en la compatibilidad de los túneles con el proyecto Madrid Río y dice que cualquier idea del 'padre' de la M-30 será estudiada con cariño

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, no ha leído la carta abierta de Manuel Melis que hoy publica este periódico. Lo hará, promete, cuando el padre de la M-30 se la envíe y además le contestará. A pesar de no saber lo que Melis argumenta en la misiva, le ha dedicado palabras de afecto y le ha enviado "el cariño y la máxima consideración de todos los madrileños", al tiempo que ha prometido estudiar "cualquier sugerencia que haga" para mejorar la ciudad.

El caso es que el ingeniero la ha hecho, pero el alcalde no se ha dado por aludido. Tras la grave inundación sufrida la semana pasada en uno de los túneles de la carretera -la séptima en los 15 meses de vida de la nueva obra-, Melis ha pedido al Ayuntamiento que reconsidere la conveniencia y la viabilidad del proyecto Madrid Río, el plan para convertir los terrenos liberados por el soterramiento de la M-30 en un gran vergel con playa y todo. El ingeniero acusa a urbanismo de estar haciendo "diversas chapuzas" en Madrid Río, errores que estarían perjudicando y haciendo peligrar a los túneles.

El alcalde ha insistido una y otra vez en la compatibilidad entre los túneles y Madrid Río, alegando que el ingeniero de los subterráneos es "el autor del proyecto". "Todo lo que se ha hecho en la M-30 es suyo", ha reiterado el alcalde, para añadir que su plan estrella "está de acuerdo con las previsiones que marcaron (Melis), Manuel Arnáiz y los que supervisaron el proyecto".

Así, ha descartado incompatibilidades entre ambas iniciativas porque "es un proyecto en su conjunto". "Está todo pensado desde el primer momento en su conjunto, y Melis es el autor", ha insistido Gallardón, a pesar de que el proyecto de soterramiento de la M-30 es independiente de la reorganización de su superficie, en el que no ha intervenido Melis. Es más, Gallardón ha dicho que Melis nunca les había advertido de los peligros de inundación, de la instalación de las pasarelas o del sobrepeso. Así, no ha habido ninguna advertencia de Melis sobre la posibilidad de inundaciones", al menos que él conozca.