Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Urbanismo sostiene que "un problema eléctrico" causó la inundación de la M-30

La delegada Pilar Martínez exonera de culpa al proyecto Madrid Río en contra de la opinión del ingeniero que ideó los túneles

La delegada de Urbanismo, Pilar Martínez, ha explicado hoy en la Comisión de Urbanismo que la causas de la inundación de los túneles de la M-30 hace dos semanas fue una aportación de agua "indebida e inesperada" que no se pudo "evacuar" debido a "un problema eléctrico". Martínez ha comparecido hoy en la Comisión de Urbanismo a petición del grupo socialista que le ha pedido explicaciones sobre las declaraciones hechas por el ingeniero que diseñó el soterramiento, Manuel Melis, quien ha pedido al alcalde "reestudiar" urgentemente el proyecto Madrid Río "por alguien que entienda lo que hay debajo".

La delegada de Urbanismo ha resumido en su intervención las causas de la inundación que mantuvo cortada durante horas la vía de circunvalación de la capital: "Como consecuencia de una tormenta extraordinaria, se produjo una aportación de agua indebida e inesperada que accedió a los túneles y que no se pudo evacuar por un problema eléctrico". De forma más detalla, Martínez ha dicho que el aguacero "arrancó las hojas de los árboles y los arrastró hasta los absorvederos de la zona".

Adicionalmente, "se produjo una entrada en carga puntual del colector y estanque de tormentas de San Rulfo, vertiéndose agua del mismo a la calzada de la avenida del Manzanares". Y como consecuencia del vertido y de la enorme correntía superficial que no puedo acceder al saneamiento al cerrarse los absorvederos, -ha argumentado-, el agua se acumuló en algunos puntos de la avenida del Manzanares, en particular, a la altura de la calle San Ambrosio.

Martínez ha sostenido que esa acumulación de agua "no se produjo por ningún obstáculo generado por las obras" de Madrid Río sino porque este es "un punto bajo el que el agua tiende a dirigirse". A partir de ahí, el agua accedió a los túneles de la M-30 por "diversas filtraciones", ha indicado la concejal, incluyendo una zona en la que se estaba realizando la cimentación para una nueva pasarela. Según la delegada, "los nuevos túneles de la M-30 no son herméticos" y, por tanto, están preparados para posibles entradas de agua en circunstancias excepcionales y para evacuarla sin que afecte al nivel de servicio.

Las bombas previstas para evacuar el agua de la M-30 tienen capacidad para expulsar dos metros cúbicos de agua por segundo -más de 7.000 en una hora-, que es "una cantidad superior a la que se acumuló durante todo el incidente". Sin embargo, un problema eléctrico impidió que estas bombas funcionaran correctamente y eso dio lugar a la acumulación de agua en los túneles que provocó el corte de la M-30. Antes de concluir y, en respuesta al motivo concreto de su comparecencia, Martínez ha aseverado que Melis hizo sus declaraciones "con perspectiva ajena a los trabajos actualmente en marcha" y no ha añadido nada más en referencia al ingeniero.

El portavoz de Urbanismo del PSOE, Pedro Sánchez, le ha contestado que "el padre del soterramiento de la M-30" -Manuel Melis- es un personaje "lo suficientemente importante" en este asunto como para que se hagan "oídos sordos" a sus afirmaciones. Sánchez ha destacado "la diversidad" de versiones entre los concejales del Gobierno municipal sobre las causas de la inundación, que sólo tienen en común "achacar todo a una cadena de infortunios".