Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El jardín vertical más alto del mundo

La Torre de Cristal ultima el tapiz vegetal del artista francés Patrick Blanc

Amor, dicen. Las plantas requieren mimos, música y algún susurro para crecer. Pero Patrick Blanc no está de acuerdo. El inventor de los jardines verticales, y autor del tapiz del CaixaForum, defiende que sólo son esenciales "el agua y algunos minerales". Ayer supervisó su último jardín en la Torre de Cristal de Mutua Madrileña. Con 24.000 plantas, a 250 metros sobre el suelo, es el lienzo vegetal más alto del mundo. Pero no se podrá visitar. Los madrileños deberán conformarse con la mancha verde que verán a lo lejos. Eso si la ven.

Vigas, hierros y cables sueltos convivían ayer en el último piso de la Torre de Cristal con cajas de madera de las que sobresalían las hojas de diminutas plantas: 43 especies para un panel de fieltro sin tierra de 600 metros cuadrados en el edificio más alto de España. Tres jardineros se encargan de limpiarlas y quitarles la tierra. En poco más de una semana vivirán en un pequeño orificio, grapado al tejido, que regarán y nutrirán dos surtidores. Los vegetales quedan plantados en vertical y sus ramas caen en cascada.

¿Eso es bueno para las plantas? A Blanc le incomoda la pregunta. "¿No han visto mi jardín en el CaixaForum?", dice. Sí, y varias plantas se secaron en 2007. "Se rompió uno de los surtidores de agua", explica una portavoz de Mutua Madrileña. Blanc insiste en que las plantas pueden sobrevivir colgadas. Aunque no cualquier tipo. Él pone como ejemplo las que crecen en acantilados y en las laderas de las montañas. Ésas son las que elige para sus proyectos, asegura. Como la Campánula, procedente de los montes Cárpatos, en Europa central.

Blanc ha vendido más de 200 jardines desde su creación en 1988, cuatro de ellos en España. Cuestan 250 euros por metro cuadrado, más el precio de la patente, detalla su creador. Ni Mutua Madrileña ni Blanc quisieron desvelar ayer el precio del jardín. El de CaixaForum costó 60 millones, pero el precio incluye también la plaza de delante.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de septiembre de 2008